China probará la tecnología CRISPR, un método esperanzador para pacientes con cáncer

China probará la tecnología CRISPR, un método esperanzador para pacientes con cáncer

El método CRISPR es una herramienta que permite modificar el genoma de cualquier célula “cortando y pegando” secuencias de ADN.

La prueba se aplicará sobre pacientes con cáncer de pulmón con metástasis a los que no le han funcionado la quimioterapia ni la radioterapia.

Un grupo de científicos chinos se convertirán en los pioneros en utilizar en humanos, en concreto con pacientes con cáncer de pulmón, la tecnología de modificación genética CRISPR, según la revista Nature.

El hospital de la Universidad de Sinchuan realizará en agosto el primer ensayo del método CRISPR/Cas 9, una herramienta molecular que permite modificar el genoma de cualquier célula “cortando y pegando” secuencias de ADN.

La prueba, dirigida por el oncólogo Lu You, se aplicará sobre pacientes con cáncer de pulmón con células no pequeñas con metástasis y sobre los que no ha funcionado la quimioterapia ni la radioterapia ni otros tratamientos.

“Las opciones que quedan son muy limitadas y esta técnica es una gran esperanza para todos los pacientes de cáncer que tratamos a diario”, afirmó Lu You.

Más poderoso que los anticuerpos

Los científicos chinos extraerán linfócitos T, un tipo de glóbulos blancos, de la sangre de los participantes en el ensayo para aplicar sobre ellos la tecnología CRISPR/Cas 9 y eliminar un gen, que contiene la llamada proteína PD-1.

Esta proteína se encarga de emitir una respuesta inmunológica que evita ataques y amenazas contra otras células.

Tras alterar los linfócitos T, los devolverán al sistema sanguíneo de los pacientes con la esperanza de que, al bloquear la PD-1, aumente la reacción frente a las células cancerígenas.

“Eso sería más poderoso que los anticuerpos”, apuntó Timothy Chan, investigador clínico en inmunoterapia en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York.

La compañía de biotecnología Chengdu MedGenCell se encargará de analizar y validar las células que se sustraerán de los pacientes, para asegurase de que se eliminan los genes adecuados antes de reintroducirlas en el sistema sanguíneo.

Los linfócitos T están implicados en diversos tipos de respuestas, lo que induce a científicos como Chan a pensar que la modificación de los genes provoque una contestación inmunológica excesiva y provoque que las células reintroducidas en el cuerpo ataquen al intestino, las glándulas de adrenalina y otros tejidos.

A finales de año, Estados Unidos tiene planeado llevar a cabo un experimento similar parar extraer también la proteína PD-1 pero, esta vez, por medio de dos terapias basadas en anticuerpos.

Este no será el primer ensayo basado en tecnologías que “editan” los genes, puesto que en 2014 se realizó una prueba sobre humanos con VIH.

cjfg

 

 

 

Comentarios