Una estrategia para el envejecimiento activo

Una estrategia para el envejecimiento activo

La candidatura de Asturias como sitio de referencia europeo en innovación para el envejecimiento activo y saludable acaba de ser aprobada y calificada con dos estrellas de las cuatro posibles. Esto significa que el Gobierno asturiano, junto a sus socios del partenariado europeo de innovación (EIP) -Cruz Roja de Asturias, los centros tecnológicos CTIC y Prodintec, la Fundación para el Fomento en Asturias de la Investigación Científica Aplicada y Técnica, el clúster Biomedicina y Salud de la Universidad de Oviedo, la fundación Instituto Oftalmológico Fernández-Vega y el Centro de Empresas e Innovación-, acometerá la llamada estrategia asturiana de envejecimiento activo, con acciones innovadoras en recursos asistenciales de la administración y la Cruz Roja, y la puesta en marcha de sistemas eficaces de transparencia y progresión de buenas prácticas. Todo ello para hacer frente a las consecuencias socioeconómicas del envejecimiento demográfico.

El 24,04% de la población asturiana tiene más de 65 años, por lo que el Principado considera prioritario mejorar la calidad de vida de los ciudadanos de edad avanzada y facilitar su contribución a la sociedad; reducir la presión sobre la viabilidad de los sistemas de asistencia social y sanitaria, gracias a esa mejora general de la vida y la salud de los mayores, y exprimir todo el potencial presente y futuro del sistema de ciencia y tecnología regional facilitando la ampliación de la innovación a los ámbitos sociales y sanitarios relacionados con el envejecimiento.

Para acometer estos retos, se considera fundamental la puesta en valor de los resultados de investigación más allá de su aplicación a la mejora asistencia, a través de la especialización en el mercado de la salud de campos tecnológicos no médicos y la diversificación del tejido empresarial, aprovechando el desarrollo de productos y servicios destinados a la población de más edad, sobre todo los relacionados con la salud, la calidad de vida y la independencia de las personas mayores.
Pero el Principado también tiene en cuenta el cambio de la estructura que se considera de ‘persona mayor’, pues resalta que las quienes ahora están envejeciendo presentan, en general, un mayor nivel formativo, económico, saludable y con un proyecto de desarrollo personal para después de la jubilación. Este cambio supone también una oportunidad de desarrollo económico y social para Asturias en torno al envejecimiento, como fuente de generación de empleo y riqueza, y como potencial de nuevos consumos.

Ante este planteamiento, la estrategia asturiana pasa porque estén presentes los agentes clave, es decir, las personas mayores, como protagonistas del proceso; los agentes públicos, como responsables de las políticas; los centros de investigación, que aportan los avances en cuanto al conocimiento y la innovación, y los agentes privados, que son los responsables del desarrollo de productos y servicios.

Para que el plan llegue a buen término, el Principado se ha comprometido a facilitar la colaboración entre los distintos actores para poner en marcha proyectos y experiencias piloto que contribuyan al proceso de mejora continua de las políticas regionales en materia de envejecimiento activo.

cf

Comentarios