Donald Trump reconoce a Jerusalén como la capital de Israel

Donald Trump reconoce a Jerusalén como la capital de Israel

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoció el miércoles “oficialmente” a Jerusalén como la capital de Israel, una histórica decisión que revoca décadas de diplomacia estadounidense e internacional, y amenaza con desencadenar una escalada de violencia en Medio Oriente.

De nada sirvieron las exhortaciones apremiantes de gobiernos árabes y europeos o la amenaza de protestas y violencia contra Estados Unidos: Trump dijo que ponía fin a un enfoque que desde hace décadas no ha podido hacer progresar el proceso de paz. Por primera vez, respaldó personalmente el concepto de la “solución de dos Estados” para Israel y los palestinos, siempre que ambas partes lo acepten.

“He decidido que es hora de reconocer oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel”, dijo el líder estadounidense desde la Casa Blanca, tras ordenar el traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Israel y reivindicar “un nuevo enfoque” para el conflicto israelí-palestino.

“Esto es ni más ni menos el reconocimiento de la realidad”, dijo Trump.

“Aunque presidentes anteriores lo convirtieron en una gran promesa de campaña, no la cumplieron. Hoy, yo estoy cumpliendo”, agregó.

Los palestinos han estado presionando a líderes regionales para que se opongan a la decisión de Washington y el movimiento islamista Hamas, que controla la Franja de Gaza, amenazó con una nueva “intifada”.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, calificó el anuncio de “día histórico” y “paso importante hacia la paz”.

Por su parte, el presidente palestino Mahmud Abbas dijo que con su decisión, Trump “declaró que se retira” del proceso de paz.

Los palestinos convocaron a tres días de protestas, o “días de furia”, a partir del miércoles.

Trump también prometió que hará todo lo posible para respetar el “compromiso” de Estados Unidos con un acuerdo de paz israelo-palestino y aseguró que Washington apoya una “solución de dos Estados”.

El presidente ordenó al Departamento de Estado iniciar el proceso de trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén como lo requiere la ley. Sin embargo, funcionarios dijeron que el traslado tomará años.

 

Comentarios