Taller de Guillermo Wusterhaus inicia en el MACAZ

Taller de Guillermo Wusterhaus inicia en el MACAZ

 

Los asistentes conocerA?n las tres principales modalidades del trabajo de desnudo fotogrA?fico: desnudo clA?sico, glamour y abstracto, de las cuales se derivan otras mA?s.

 

La fotografA�a es un arte que puede abordarse desde muy diferentes A?ngulos y temA?ticas, tal como ha quedado reflejado en a�?Alternativoa�?, iniciativa surgida por autoridades del Museo de Arte ContemporA?neo Alfredo Zalce (Macaz), espacio perteneciente a la SecretarA�a de Cultura de MichoacA?n (Secum) consistente en una serie de talleres de fotografA�a impartidos por expertos en la materia entre los que se cuenta Guillermo Wusterhaus CortA�s, quien ha centrado su atenciA?n en el desnudo fotogrA?fico como un tema relevante en su quehacer.

En entrevista, Wusterhaus explicA? que el objetivo del taller a impartirse del 31 de julio al 3 de agosto, de 16:00 a 20:00 horas, es que el participante conozca las principales modalidades de la obra fotogrA?fica que, en tA�rminos plA?sticos aborda al cuerpo como punto de partida para tocar cualquier otro tema.
AgregA? que como parte de esta actividad formativa, los asistentes conocerA?n las tres principales modalidades del trabajo de desnudo fotogrA?fico: desnudo clA?sico, glamour y abstracto, de las cuales se derivan otras mA?s.

Sobre el desnudo clA?sico explicA? que se fundamenta en la representaciA?n del cuerpo humano a partir de los principios de las civilizaciones del mundo clA?sico.

AgregA? que en el siglo XIX cuando se origina la fotografA�a, la tendencia hacia la representaciA?n del cuerpo busca obedecer los cA?nones del escultor griego Policleto, quien utilizA? un sistema para determinar la proporciA?n ideal de las partes de la figura humana, y obedece a los principios antiguos reforzados en el Renacimiento con los dibujos anatA?micos y las representaciones de autores como Leonardo Da Vinci y Miguel A?ngel. La fotografA�a del siglo XIX busca representar el cuerpo de la manera como quedA? plasmada en dichas obras.

AgregA? que en el Renacimiento y a mediados del siglo XIX hubo mA?s desnudo masculino, tiempo en que habA�a una tendencia hacia el naturalismo, de manera que representar el cuerpo desnudo no era una tendencia hacia el erotismo ni una bA?squeda de deseo carnal o amoroso, sino una representaciA?n del cuerpo como un ser cercano a la naturaleza.

Por su parte, el desnudo glamour es una representaciA?n mA?s aplicadas a lo comercial, lo que se palpa en las primeras revistas a�?para caballeroa�? del siglo XX que adornan mucho el cuerpo, sobre todo al femenino, con elementos que lo connotan como algo caro, suntuoso, elegante, y tratan de posicionarlo.

Telas como la seda, la joyerA�a y el mobiliario, se suman y envuelven al cuerpo femenino para crear una idea de lo que es deseable y lo que representa un estilo de vida.

Tras expresar que no estA? de acuerdo con esa representaciA?n que hace ver a la mujer como un objeto, Wusterhaus indicA? que lo rescatable serA�a la forma de connotar al cuerpo y el uso de diversos elementos y objetos.

AgregA? que incluso en contraparte, hubo una tendencia totalmente subversiva y contraria a esta suntuosidad que fue la Bondage o arte de amarrar al cuerpo con el uso de cadenas, cuero y elementos que se inclinaba hacia el sadomasoquismo.

La A?ltima modalidad es el desnudo abstracto, completamente diferente de las dos anteriores, consistente en la deformaciA?n visual del cuerpo, lo que implica desobedecer los parA?metros y cA?nones de Policleto.

A lo largo del taller tambiA�n se abordarA? el manejo de tA�cnicas fotogrA?ficas, elementos de iluminaciA?n, el tratamiento de imA?genes corporales, y efectos A?pticos; mA�todos o herramientas a los que se sumarA? el manejo de colores, sombras, manchas y texturizaciA?n.

Poseedor de una trayectoria que reA?ne 3 dA�cadas de experiencia, Wusterhaus precisA? que el taller es 80 por ciento prA?ctico, solamente en el primer sesiA?n no habrA? prA?ctica con modelo ya que ofrecerA? una introducciA?n al tema en espera de la participaciA?n de los asistentes, ya que como profesor de fotografA�a, lo que persigue que cada participante sea el principal responsable de la construcciA?n de su propio conocimiento.

El uso de material de apoyo de carA?cter didA?ctico, digital, la observaciA?n de algunas pelA�culas y de los portafolios de varios autores, tambiA�n forman parte de las herramientas a los que se sumarA?n diversos ejercicios.

En este sentido, Wusterhaus parte del principio de que el fotA?grafo de desnudo debe contar con los elementos, conocimientos y experiencia para pedirle a su modelo que transmita lo que A�l desea, es decir que el modelo presta al fotA?grafo su cuerpo para representar sus ideas, sentimientos y emociones.

Al final el modelo es una especie de ente plA?stico, al cual se le darA? forma, se le cubrirA? o descubrirA?, envolverA? o desenvolverA?.
El entrevistado comentA? que al tA�rmino del taller los asistentes estarA?n armados de herramientas que les permitirA?n afrontar el reto profesional con mayor libertad y confianza.

Sobre el perfil de los participantes, Wusterhaus indicA? que hay personas de las mA?s diversas formaciones, entre ellos quienes son aficionados que cuentan con principios bA?sicos de fotografA�a o quien ya ha participado en una exposiciA?n, a�?lo que resulta enriquecedora�?, dijo. TambiA�n recordA? que una vez concluida la serie de talleres, se seleccionarA?n trabajos de cada uno de ellos, a fin de montar una exposiciA?n colectiva.
Finalmente, tras indicar su contento al participar en esta serie de talleres que permiten brindar elementos de carA?cter formativo, el fotA?grafo mexicano recordA? que al tA�rmino de la actividad, se entregarA?n constancias de participaciA?n y expresA? que los interesados en aprender sobre fotografA�a de desnudo y que hayan tomado mA?s de un taller, podrA?n obtener 20 por ciento de descuento en el que A�l realiza.

 

 

Comentarios