SSM, apegada a las normas en el manejo de residuos peligrosos

SSM, apegada a las normas en el manejo de residuos peligrosos

Los centros de salud y hospitales adscritos a la Secretaría de Salud de Michoacán (SSM) manejan conforme a la legislación y normatividad vigente los Residuos Peligrosos Biológico Infecciosos (RPBI) que generan mediante el servicio de atención médica diario; es decir, separan los residuos sólidos urbanos (basura común) de los RPBI para posteriormente entregarlos a una empresa autorizada por la Semarnat para la recolección, tratamiento y disposición final, y con ello evitar daños a la salud y contaminación.

Para ello, la SSM destina un promedio de 10 millones de pesos anuales, recurso que invierte en la contratación, mediante una licitación pública de empresas dedicadas a brindar servicios especializados de recolección, tratamiento y disposición final es estos residuos.

Asimismo, la  Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Michoacán (COEPRIS) efectua el proyecto de Residuos Hospitalarios en el Departamento de Evidencia y Manejo de Riesgos, que tiene como actividades principales la supervisión en  unidades médicas de la SSM y la  capacitación constante al personal. en promedio se realizan 20 cursos anuales sobre el manejo adecuado, la separación y envasado de los RPBI.

Además, existen cursos anuales que son impartidos por la Líder de Proyecto, Patricia Bautista Guzmán, sobre “Diagnostico de generación y Manejo Integral de Residuos Peligrosos y Residuos de Manejo Especial”, dirigido a directores y responsables técnicos de los hospitales y centros de Salud de la SSM de las ocho Jurisdicciones Sanitarias.

De igual manera, se les brinda un promedio de 70 asesorías anuales sobre la recolección al interior de las unidades médicas, en un carro recolector exclusivo para los RPBI y usando  equipo de protección personal en horarios establecidos.

Los RPBI se encuentran en un almacén temporal dentro de la unidad médica para mantener los residuos en condiciones que marca la norma, y la empresa contratada acude  en  días específicos a recoger los residuos, dejando una copia del manifiesto de entrega-recepción.

Es por ello que también se instruye al personal de salud sobre las necesidades y condiciones que debe tener este almacén, para que sea ubicado en un lugar distinto y alejado al sitio en el que se coloca los residuos sólidos urbanos.

Dentro de las acciones de vigilancia regular de la COEPRIS también se encuentra la de verificar que los hospitales públicos y privados contraten a empresas autorizadas para la  recolección, tratamiento  y disposición final de los residuos peligrosos, ya que éstos no deben disponerse en los  rellenos sanitarios.

Lo anterior, con base en la Norma Oficial Mexicana NOM-087-ECOL-SSA1-2002, Protección Ambiental, Salud Ambiental y Residuos Peligrosos Biológico-infecciosos, la cual establece que la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), a través de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, son las instancias responsables de vigilar que los generadores cumplan con lo establecido en la norma mencionada.

La Semarnat otorga la Licencia Ambiental Única para el funcionamiento de las empresas dedicadas a la recolección, tratamiento  y disposición final de los residuos peligrosos. Sin esta licencia no deben brindar dichos servicios.

La Profepa ejecuta las sanciones que establece la Ley de Gestión Integral de Residuos a unidades médicas que no cumplen con lo que dicta la normatividad vigente de RPBI y que no  les dan disposición final a los mismos a través de una empresa dedicada a ello.

Comentarios