Semana de la Moda de NY se une contra Trump

Semana de la Moda de NY se une contra Trump

La Semana de la Moda de Nueva York, determinada a subvertir el gobierno Trump, colocó el domingo gorros con mensajes contra el presidente en la pasarela de Public School, mientras el mexicano Louis Verdad urgió a buscar la belleza y Victoria Beckham ofreció lujo clásico para tiempos tormentosos.

Los gorros rojos con la leyenda “Make America New York” (Haz de Estados Unidos un New York), una referencia al eslogan de Donald Trump “Make America great again” (Haz que la grandeza retorne a EU) fueron el símbolo del desfile de Public School, la marca fundada por los neoyorquinos Dao-Yi Chow y Maxwell Osborne que se hizo eco de los valores de tolerancia y diversidad de la capital cultural del país, puerta de entrada de los inmigrantes durante varias generaciones.

Los gorros de beisbol con letras blancas bordadas llevaban también el número “44 1/2” en un costado, como si a Trump -que ganó los comicios pero perdió el voto popular ante Hillary Clinton- le quedase corto ser el presidente número 45 de la historia de la democracia más poderosa del mundo.

El show, en el cuarto día de la Semana de la Moda de Nueva York, marcó el retorno de Public School a los escenarios bianuales de la moda tras un año de ausencia de sus diseñadores, que trabajaron en ese tiempo para DKNY.

Varias vestimentas deportivas llevaban el retrato de la leyenda del básquetbol Michael Jordan con la frase “Necesitamos líderes”.

Fronteras

Los dos diseñadores de moda callejera dijeron a la revista Women’s Wear Daily que el tema fue “las fronteras”, inspirado por el muro en los 3 mil 200 km de frontera con México que Trump ordenó construir y al que Chow se refirió al denunciar “el alza del aislacionismo y el nacionalismo y la xenofobia”.

La pareja imaginó un mundo diferente, donde los seres humanos se sientan como ciudadanos y en casa en cualquier sitio, con libertad para viajar de un lado a otro. E imaginaron cómo mudarse a otro lugar puede influir en el atuendo.

“¿Estás fundiéndote con los demás? ¿Estás resaltando? ¿Qué pasa realmente? No sabes exactamente cómo es”, dijo Osborne a WWD.

Belleza en el caos

Tras presentar un elegante desfile de perfecta sastrería, colores discretos, mucho tweed, cuellos altos, cinturas marcadas y faldas largas plisadas pero reveladoras, el diseñador mexicano-estadounidense Louis Verdad dijo que se siente “muy afectado por la actual situación política en Estados Unidos”.

“Aunque yo no tenga problemas con la ley, me duele ver a personas sufriendo por lo que está pasando ahora, me enoja”, dijo Verdad a la AFP.

Pero “en medio del caos, como artista, uno encuentra la belleza”, añadió el diseñador, que saltó a la fama en 2003, cuando vistió a Madonna con un traje de cachemira para la entrega de premios de MTV y ésta besó en la boca a la joven cantante Britney Spears.

“Tenemos que ser optimistas”

Al otro lado extremo de la ciudad, la ex Spice Girl Victoria Beckham buscó dejar atrás el escándalo de los emails de su marido David, con una colección de sastrería impecable y su esposo y sus cuatro hijos sentados en la primera fila.

La leyenda británica del fútbol llegó con sus hijos Brooklyn, Romeo, Cruz y Harper, todos elegantes, sonriendo para las cámaras.

La filtración de una serie de correos electrónicos repletos de insultos en los que aparentemente se enfurece por no recibir el título de caballero han sacudido su imagen en casa y amenazaban con arrojar sombra sobre el desfile de su esposa.

La colección tuvo un fuerte dejo británico, y una paleta de colores inspirada en los clubes masculinos: vino tinto, azul marino, negro, mezclados con los más femeninos rosa y beige, azul Francia y rojo carmesí.

“Nunca ha sido tan importante como ahora dar poder a las mujeres”, dijo Beckham a periodistas.

“Hay tantas cosas sucediendo en este momento en el mundo, y creo que tenemos que ser optimistas. Tenemos que ser positivos”, afirmó.

En otro desfile, el catalán Custo Dalmau, de Custo Barcelona, envió por la pasarela una explosión de ricos colores, texturas y telas, llena de luz, con mucho dorado, mucho lamé, mucho terciopelo y flecos metálicos. “En estos momentos la moda está muy aburrida, le falta color, le falta brillo, le falta luz y creamos esta propuesta”, dijo Dalmau a la AFP tras el desfile.

¿Y la situación política actual influyó? “La política no nos interesa”, sostuvo.

 

(Con información de la Jornada)

Comentarios