Se capacita a personal médico sobre reacciones adversas a fármacos

Se capacita a personal médico sobre reacciones adversas a fármacos

 

 

La Secretaría de Salud de Michoacán (SSM), a través de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris), capacitó en materia de farmacovigilancia al personal del Hospital Infantil “Eva Sámano de López”, con el propósito de disminuir y reportar a tiempo las reacciones adversas a los medicamentos para brindar atención oportuna y contar con fármacos más eficaces y seguros.

Se instruyó sobre la Norma Oficial Mexicana 220-2016, la cual señala que cualquier reacción adversa o no deseada a un medicamento debe reportarse a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, para que a su vez se notifique a la Organización Mundial de la Salud y se puedan tomar decisiones mundiales de protección al paciente o incluso retirar el fármaco del mercado.

De ahí el papel fundamental de la o el paciente, quien debe comunicarle al personal médico cualquier molestia que sienta con la administración o aplicación de cualquier medicina prescrita para que se atienda la reacción adversa y se reporte a la autoridad sanitaria.

La página a la que se debe reportar es a la de www.notireporta-cofepris.mx, es de carácter confidencial y en línea se debe llenar el formato de “Aviso de sospecha de reacciones adversas de medicamentos”, o bien denunciar al 3 24 77 11 al Centro Estatal de Fármaco Vigilancia (CEFV) que se encuentra en Morelia y que pertenece a la SSM.

Con la denuncia del paciente y del médico, el personal del CEFV evalúa la causal de la reacción y envía el caso a la Cofepris, para una segunda revisión.

Esta acción permite que el fármaco detectado sea analizado por un grupo de expertos sanitarios, con el objeto de corroborar que sea seguro y de no ser así, la autoridad sanitaria se encarga de tomar las medidas necesarias, tales como restringir su uso, indicaciones, dosis o incluso retirar del mercado el producto.

Es importante señalar que se puede cancelar el registro sanitario al laboratorio productor del fármaco para que ya no se fabrique o bien retirar del mercado un medicamento sí éste genera daños a la población.

Una reacción adversa a un medicamento es cualquier reacción nociva no intencionada que aparece a dosis normalmente empleadas en el ser humano para la profilaxis, el diagnóstico o el tratamiento.

La farmacovigilancia se encarga de recoger, vigilar, investigar y evaluar la información sobre los efectos de los medicamentos, productos, biológicos, plantas medicinales y medicinas tradicionales, con el objetivo de identificar información nueva acerca de las reacciones adversas y prevenir los daños en las y los pacientes.

Los reportes que se envíen servirán para identificar, revisar y evaluar los riesgos derivados del uso de los medicamentos para determinar sí aún mantienen un perfil de seguridad aceptable.

 

 

Comentarios