Recuerdan a Elena Garro en la FENAL

Recuerdan a Elena Garro en la FENAL

  • La escritora fue homenajeada en la IX ediciA?n de la Feria Nacional del Libro y la Lectura 2016.

En el marco de la IX Feria Nacional del Libro y la Lectura (FENAL) MichoacA?n 2016, se llevA? a cabo el homenaje a la escritora Elena Garro.

En la mesa homenaje, Nektli Rojas, seA�alA? que Elena Garro fue una escritora que se desempeA�A? extraordinariamente en varios gA�neros como lo son: el teatro, el cuento, la novela, la poesA�a. SeA�alA? que no solA�a publicar su trabajo inmediatamente despuA�s de escrito sino aA�os mA?s tarde; su obra mA?s importante la publicA? en 1963 y la escribiA? alrededor de 1953 a�?Los recuerdos del porvenira�?.

a�?Y eso le valiA? no ser la primera escritora en realismo mA?gico, se rescatA? de un olvido aparente, es en realidad la fuerza del sexo de Elena Garro lo que laA� sustenta y no los dimes y diretes de su vida personal, su paranoia, su relaciA?n con Octavio Paz, la polA�ticamente incorrecta cohesiA?n de 1968, las fugas y los exilios, el desdichado regreso a MA�xico, su muerte de cA?ncer en 1998a�?.

Durante su participaciA?n Teodoro Barajas, la describiA? como a�?insA?lita y autA�ntica, precisa y contradictoria, esos son algunos rasgos de Elena Garro, sus caracterA�sticas estA�ticas la inculcaron entre las letras, se le ha catalogado como la precursora del realismo mA?gico ello tras la publicaciA?n de su obra principal a�?Recuerdos del porvenira�?, en la que citA? a sus personajes la familia Moncada en la era de la Guerra Cristera que hizo brotar la sangre en la era de los siglos 20a�?.

Barajas seA�alA? que Octavio Paz -quien se comenta fue una sobra pasmosa en la vida de Elena, que la eclipsA?-, define la novela como una de las creaciones mA?s perfectas de la literatura hispanoamericana contemporA?nea.

El ponente expresA?: a�?Elena Garro es catalogada como una de las grandes escritoras mA?s importantes de todos los tiempos junto a Sor Juana InA�s de la Cruz, hoy comprendida porque se atreviA? a ser diferente en un paA�s machista y que no ha dejado la brutalidad que suele llenar los vacA�os con sangrea�?.

Por su parte Magaly Montes participante de la mesa de homenaje, mencionA? que era una de las mujeres mA?s polA�micas en la historia de la literatura mexicana, a�?quien sorprende por su habilidad de transitar de la realidad objetiva al mundo de lo maravilloso, leer su trabajo es un placer por la naturalidad y fluidez de sus textos, las descripciones ricas en imA?genes que construyen mundos en la mente, los activos poA�ticos que brillan a veces en pA?rrafos enterosa�?.

Elena -dijo Montes- conocA�a el poder de la palabra, a�?asA�, la realidad y el tiempo los manipulA? a su antojo con su pluma, en ella convergen dos mundos la dureza de la realidad que puede confundirse con un sueA�o pero mA?s real de lo que imaginamos y la otra con posibilidades donde siempre hay cabida para elA� amor y lo maravilloso todo lo increA�ble es verdaderoa�?.

Magaly reiterA? al igual que los anteriores participantes que la obra de Garro, a�?Recuerdos del porvenira�?, abriA? las puertas al realismo mA?gico enA� la literatura mexicana, cuatro aA�os antes de la obra a�?Cien aA�os de soledada�? de Gabriel GarcA�a MA?rquez, en donde denuncia el retrato de los indios de nuestro paA�s.

Por A?ltimo Leopoldo GonzA?lez, mencionA? que Elena Garro, escritoraA� poblana, a�?escribiA? su vida en la vida de los otros de dA�a, de tarde y de noche, en una A�poca como el siglo XX no le faltA? intensidad ni oficio, acentos dramA?ticos yA� tragedia,A� es el recuerdo del poeta enamorado que se le fue de lasA� manos, es una mujer que renunciA? para ser sombra, sombra amante, la sombra escondidaA� de Octavio Paz, es la autora de 16 obras de teatro que la sitA?an como la precursora del realismo mA?gico en el A?mbito teatral, marcA? toda su obra con las llagas del sufrimiento y del dolor, en cada obra que escribA�a Elena recurrA�a a diversos espejos, metA?foras, historias mediante las cuales pudiera expresar su yo mA?s profundoa�?.

Leopoldo mencionA? que a�?fue la mujer que hizo de la lucha feminista y de las causas sociales de su tiempo su segunda piel se fue quedando sin piel y sin causas sociales que defender, la mujer incA?gnita que probA? el auto exilio por mA?s de 20 en otros paA�ses, de pronto se quedA? solamente con el exilio de su debilidad y su penumbra interior. Lo que esta autora aportA? a la narrativa y a la dramaturgia mexicana nos hablan de un ser luminoso en las nieblas del tiempo, una intelectual que se acercA? a sus torturas interiores para heredarnos un mundo mejor que el que le tocA? vivir, de un espA�ritu rebelde a todas las formas de obscuridad que conociA? el siglo XXa�?

Elena Garro naciA? en Puebla de los A?ngeles el 11 de diciembre de 1916. PasA? su infancia en la Ciudad de MA�xico. Durante la Guerra Cristera, su familia se trasladA? a Iguala, en el estado de Guerrero. Siendo joven viajA? a la Ciudad de MA�xico para estudiar literatura, coreografA�a y teatro en la Universidad Nacional AutA?noma de MA�xico (UNAM).

Estando en la capital del paA�s conociA? a Octavio Paz, con quien se casA? en 1937. Elena lo acompaA�A? a EspaA�a ese mismo aA�o y regresA? en 1938. Fruto de ese viaje fue el libro testimonial a�?Memorias de EspaA�a 1937a�?. Tuvieron una hija, Helena, y finalmente se divorciaron en 1959.

Garro hablaba varias lenguas y viviA? varios aA�os en Europa antes de regresar a MA�xico en 1963. Se habA�a graduado tanto en la Universidad de California en Berkeley como en la Universidad de ParA�s.

A raA�z de la masacre de Tlatelolco, en 1968, la prensa manipulA? sus declaraciones en las que ella supuestamente declaraba contra varios intelectuales mexicanos a los que responsabilizA? de instigar a los estudiantes para luego abandonarlos a su suerte. Estas acusaciones le ocasionaron el rechazo de la comunidad intelectual mexicana de ese tiempo, lo que la llevA? al exilio primero en Estados Unidos y EspaA�a, luego en Francia durante 20 aA�os.

Su obra toca temas tales como la marginaciA?n de la mujer, la libertad femenina, la libertad polA�tica en Felipe A?ngeles. Su figura literaria ha llegado a ser un sA�mbolo libertario.

Comentarios