Recuerdan a Elena Garro en la FENAL

Recuerdan a Elena Garro en la FENAL

  • La escritora fue homenajeada en la IX edición de la Feria Nacional del Libro y la Lectura 2016.

En el marco de la IX Feria Nacional del Libro y la Lectura (FENAL) Michoacán 2016, se llevó a cabo el homenaje a la escritora Elena Garro.

En la mesa homenaje, Nektli Rojas, señaló que Elena Garro fue una escritora que se desempeñó extraordinariamente en varios géneros como lo son: el teatro, el cuento, la novela, la poesía. Señaló que no solía publicar su trabajo inmediatamente después de escrito sino años más tarde; su obra más importante la publicó en 1963 y la escribió alrededor de 1953 “Los recuerdos del porvenir”.

“Y eso le valió no ser la primera escritora en realismo mágico, se rescató de un olvido aparente, es en realidad la fuerza del sexo de Elena Garro lo que la  sustenta y no los dimes y diretes de su vida personal, su paranoia, su relación con Octavio Paz, la políticamente incorrecta cohesión de 1968, las fugas y los exilios, el desdichado regreso a México, su muerte de cáncer en 1998”.

Durante su participación Teodoro Barajas, la describió como “insólita y auténtica, precisa y contradictoria, esos son algunos rasgos de Elena Garro, sus características estéticas la inculcaron entre las letras, se le ha catalogado como la precursora del realismo mágico ello tras la publicación de su obra principal “Recuerdos del porvenir”, en la que citó a sus personajes la familia Moncada en la era de la Guerra Cristera que hizo brotar la sangre en la era de los siglos 20”.

Barajas señaló que Octavio Paz -quien se comenta fue una sobra pasmosa en la vida de Elena, que la eclipsó-, define la novela como una de las creaciones más perfectas de la literatura hispanoamericana contemporánea.

El ponente expresó: “Elena Garro es catalogada como una de las grandes escritoras más importantes de todos los tiempos junto a Sor Juana Inés de la Cruz, hoy comprendida porque se atrevió a ser diferente en un país machista y que no ha dejado la brutalidad que suele llenar los vacíos con sangre”.

Por su parte Magaly Montes participante de la mesa de homenaje, mencionó que era una de las mujeres más polémicas en la historia de la literatura mexicana, “quien sorprende por su habilidad de transitar de la realidad objetiva al mundo de lo maravilloso, leer su trabajo es un placer por la naturalidad y fluidez de sus textos, las descripciones ricas en imágenes que construyen mundos en la mente, los activos poéticos que brillan a veces en párrafos enteros”.

Elena -dijo Montes- conocía el poder de la palabra, “así, la realidad y el tiempo los manipuló a su antojo con su pluma, en ella convergen dos mundos la dureza de la realidad que puede confundirse con un sueño pero más real de lo que imaginamos y la otra con posibilidades donde siempre hay cabida para el  amor y lo maravilloso todo lo increíble es verdadero”.

Magaly reiteró al igual que los anteriores participantes que la obra de Garro, “Recuerdos del porvenir”, abrió las puertas al realismo mágico en  la literatura mexicana, cuatro años antes de la obra “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez, en donde denuncia el retrato de los indios de nuestro país.

Por último Leopoldo González, mencionó que Elena Garro, escritora  poblana, “escribió su vida en la vida de los otros de día, de tarde y de noche, en una época como el siglo XX no le faltó intensidad ni oficio, acentos dramáticos y  tragedia,  es el recuerdo del poeta enamorado que se le fue de las  manos, es una mujer que renunció para ser sombra, sombra amante, la sombra escondida  de Octavio Paz, es la autora de 16 obras de teatro que la sitúan como la precursora del realismo mágico en el ámbito teatral, marcó toda su obra con las llagas del sufrimiento y del dolor, en cada obra que escribía Elena recurría a diversos espejos, metáforas, historias mediante las cuales pudiera expresar su yo más profundo”.

Leopoldo mencionó que “fue la mujer que hizo de la lucha feminista y de las causas sociales de su tiempo su segunda piel se fue quedando sin piel y sin causas sociales que defender, la mujer incógnita que probó el auto exilio por más de 20 en otros países, de pronto se quedó solamente con el exilio de su debilidad y su penumbra interior. Lo que esta autora aportó a la narrativa y a la dramaturgia mexicana nos hablan de un ser luminoso en las nieblas del tiempo, una intelectual que se acercó a sus torturas interiores para heredarnos un mundo mejor que el que le tocó vivir, de un espíritu rebelde a todas las formas de obscuridad que conoció el siglo XX”

Elena Garro nació en Puebla de los Ángeles el 11 de diciembre de 1916. Pasó su infancia en la Ciudad de México. Durante la Guerra Cristera, su familia se trasladó a Iguala, en el estado de Guerrero. Siendo joven viajó a la Ciudad de México para estudiar literatura, coreografía y teatro en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Estando en la capital del país conoció a Octavio Paz, con quien se casó en 1937. Elena lo acompañó a España ese mismo año y regresó en 1938. Fruto de ese viaje fue el libro testimonial “Memorias de España 1937”. Tuvieron una hija, Helena, y finalmente se divorciaron en 1959.

Garro hablaba varias lenguas y vivió varios años en Europa antes de regresar a México en 1963. Se había graduado tanto en la Universidad de California en Berkeley como en la Universidad de París.

A raíz de la masacre de Tlatelolco, en 1968, la prensa manipuló sus declaraciones en las que ella supuestamente declaraba contra varios intelectuales mexicanos a los que responsabilizó de instigar a los estudiantes para luego abandonarlos a su suerte. Estas acusaciones le ocasionaron el rechazo de la comunidad intelectual mexicana de ese tiempo, lo que la llevó al exilio primero en Estados Unidos y España, luego en Francia durante 20 años.

Su obra toca temas tales como la marginación de la mujer, la libertad femenina, la libertad política en Felipe Ángeles. Su figura literaria ha llegado a ser un símbolo libertario.

Comentarios