Pumas, obligado a conseguir su primera victoria fuera de CU

Pumas, obligado a conseguir su primera victoria fuera de CU

El conjunto universitario está actualmente en el noveno puesto general con 20 puntos, pero a falta de tres fechas para que termine la fase regular su calificación a la Liguilla peligra ante León, Toluca, Puebla y Monterrey, ahí la necesidad de vencer este viernes al Veracruz en el puerto jarocho.

Pumas se encuentra obligado a responder en condición de visitante por primera vez en el Torneo Apertura 2016 de la Liga MX, para soñar con puestos de Liguilla,  cuando este viernes se mida ante Veracruz en el inicio de la Fecha 15.

El  conjunto universitario se meterá al Estadio Luis “Pirata” Fuente con la única intención de ganar, pues incluso el empate en estos momentos de la competición de poco le serviría para meterse de lleno a la pelea en zona de calificación.

Pumas no sabe lo que es triunfar en patio ajeno y luego de perder el invicto en su casa la semana pasada con marcador de 3-1 frente a Tigres, el conjunto del Pedregal abandonó los sitios de Liguilla.

Por ahora, los universitarios acumulan 20 unidades en el noveno sitio y en caso de empatar se pondrían en el octavo peldaño, para tener su pasaje a la “fiesta grande” de forma momentánea; sin embargo clubes como León, Toluca, Puebla y Monterrey lo pueden desplazar con una victoria al término de la jornada.

Así que ganar es una obligación para que la pelea por un lugar en  la “fiesta grande” se enfoque sólo a lo que puedan hacer Diablos Rojos y León.

En frente estará Tiburones Rojos, que es uno de los tres clubes junto a Chiapas y Santos Laguna, que las matemáticas los han dejado fuera de toda posibilidad de meterse a la zona de clasificación.

No obstante, la urgencia por sumar puntos en la escuadra de Veracruz radica en la necesidad de alejarse de la tabla de cocientes para evitar el descenso, que se definirá al concluir el Torneo Clausura 2017, por lo que las unidades desde este fin de semana pueden resultar muy valiosas.

Los escualos cumplieron un semestre para el olvido, primero bajo el mando del argentino Pablo Marini, quien optó por dar un paso de costado ante la falta de buenos resultados, para darse así el retorno del chileno Carlos Reinoso.

El “Maestro” Reinoso volvió a los escualos con la firmeza de enderezar el camino, sin embargo las victorias tampoco han llegado hasta ahora y de ahí que se acabó con todo el sueño de ir a la Liguilla, misma a la que clasificaron en los dos torneos del año pasado bajo la tutela del andino.

Comentarios