Pixel, el primer smartphone fabricado por Google

Pixel, el primer smartphone fabricado por Google

Cuando Google presentó el nuevo hardware diseñado y fabricado bajo su supervisión hace algunas semanas, sus nuevos teléfonos acapararon buena parte de la atención. No era para menos, se trata de un parteaguas en la historia de los esfuerzos móviles de una compañía que ha sabido conquistar al mundo con su sistema operativo. Y a pesar de ello, el Pixel falla en su intento por destacar en el mar de teléfonos inteligentes que inunda al mercado.

No me malinterpreten, el Pixel es un gran equipo, su manufactura es impecable y tiene todo lo que un teléfono premium debe tener (incluido el precio, 649 dólares por el Pixel, 769 por el Pixel XL), un procesador de última generación y una gran cámara, pero eso es algo que también ofrecen otros teléfonos Android de gama alta.

Con Pixel, Google toma una hoja del manual de Apple. Al ser el único modelo con Android Puro —Google ha dicho que por el momento no tiene planes para el futuro de su línea Nexus— y ser manufacturado bajo la supervisión directa de la empresa, el Pixel se perfila para ofrecer lo que el iPhone ha dado a sus usuarios durante casi 10 años: consistencia y confiabilidad en la experiencia de software con un hardware premium.

¿Vale la pena invertir en él? Aquí lo analizamos.

Pero antes, una nota aclaratoria: La apuesta de Google con este teléfono se enfoca en dos cosas, la simpleza y su asistente virtual, sin embargo, Google Assistant no está disponible en español, por lo que éste es sólo un review parcial, el que actualizaremos una vez que sea liberado en México. Por otra parte, el equipo que probamos es el Pixel, de 5 pulgadas, idéntico en especificaciones al Pixel XL, de 5.5 pulgadas, excepto por la resolución de la pantalla y el tamaño.

Comentarios