Con motivo del Día del Niño, Secum ofrece el taller de Juguete Popular de Madera

Con motivo del Día del Niño, Secum ofrece el taller de Juguete Popular de Madera

 

La actividad gratuita realizada en el Centro Histórico de Morelia también incluyó el espectáculo “Trompo, balón y balero”, con el Grupo AnDanza.

 

Niños y niñas de los niveles de preescolar y de primaria, pudieron disfrutar de una mañana de arte al participar en el festival “Vivan los juguetes”, organizado por la Secretaría de Cultura de Michoacán (Secum) en el Andador Benito Juárez de Morelia, a un costado de Catedral, en el marco del Día del Niño.

La dependencia estatal encabezada por Silvia Figueroa Zamudio, coordinó las actividades consistentes en un taller de Juguete Popular de Madera, y la presentación de la obra coreográfica “Trompo, balón y balero”, con la compañía AnDanza.

En entrevista, Lizbeth Ramírez Almanza, coordinadora del Programa “Alas y Raíces a los niños de Michoacán”, indicó que el objetivo de ésta actividad se centró en brindarles un momento de alegría a los niños, tal como el programa a su cargo lo ha efectuado año con año.

Agregó que se contó con la asistencia de 500 pequeños en los diferentes horarios que se estuvo atendiendo de manera gratuita.

El taller se realizó con la intención de rescatar el juguete popular, además de que los niños conocieran que existen otras maneras de entretenerse y divertirse, y no solamente los juegos que conocen.

Por su parte Jorge Cerecero, director de la compañía AnDanza, explicó que “Trompo, balón y balero”, es un trabajo que se mantiene fresco pese a que ha sido interpretado por varias generaciones de bailarines y es una obra ejecutada como un trabajo meramente lúdico, al recurrir mucho a la cuestión del juego.

Todo empieza con el pretexto que su título alude, es decir juguetes que refieren al giro y la circunferencia como tal, lo mismo que la frase “girar y girar, rodar y rodar, fantasear en espiral”, para que el público, en este caso el infantil, se percate de que hay formar de ser creativo, de divertirse y construir un mundo diferentes con algunos pocos elementos.

La obra inició cuando dos niños se encuentran en una habitación. Posteriormente apareció un arlequín seguido por otros personajes; es ahí donde con imaginación y creatividad se dio pie a una propuesta coreográfica atractiva para los niños, que remitió a la manera como se jugaba anteriormente con el uso de pocos elementos, para dejar de lado a la tecnología y los juegos virtuales.

Jorge Cerecero indicó que la educación integral, es decir que incluya al aspecto artístico, podría mejorar las perspectivas de visión de vida, por lo que se congratuló porque haya instancias y personas interesadas en trabajar por y para la población infantil, tal y como lo realiza la dependencia de la que es titular Silvia Figueroa Zamudio.

El director de AnDanza Contemporánea opinó que en relación con el acercamiento con el arte, nuestro país siempre llega tarde, ya que en ocasiones las personas tienen su primer contacto con las diferentes manifestaciones artísticas cuando tienen entre 18 y 20 años.

Al hablar de la necesidad de crear públicos ávidos de disfrutar y apreciar actividades artísticas, Cerecero indicó que sitios como las escuelas primarias e incluso las guarderías son semilleros para incentivar el acercamiento con este tipo de actividades, a fin de tomar conciencia de que la mente y el cuerpo deben estar coordinados y descubrir la corporalidad para relacionarnos con los otros.

También se manifestó contento de participar en el festival en el que se conjugan diferentes expresiones del arte y que culminaría con una actividad llena de colorido.

Sobre los proyectos efectuados de manera reciente, explicó que se encuentran en la culminación de “Para volar de retorno”, un proyecto favorecido por el Programa de Coinversiones para la Producción Artística de Michoacán, consistente en una gira por diferentes municipios michoacanos, con el fin de descentralizar los eventos.

Al hacer un balance indicó que dicho proyecto fue recibido con calidez, y agregó que en su opinión, esta es una época en la cual los artistas salen de los teatros para regresar a las calles en la búsqueda de un acercamiento con el público.

Por su parte Mario Vázquez, maestro responsable de coordinar el taller de Juguete Popular de Madera y poseedor de amplia experiencia en el tema, agregó que a los infantes se les recalcó que los juguetes artesanales a los que se acercaron eran carentes de violencia.

En esta ocasión se armaron y pintaron periscopios, muebles como comedores, y avioncitos, y cada grupo contó con una hora 15 minutos para su elaboración.

Finalmente, Mario Vázquez precisó que el 27 de abril ofrecerá dicho taller en Tangancícuaro y el 28 en Sahuayo, dentro del programa “Alas y Raíces a los niños de Michoacán”. Posteriormente ofrecerá una plática en la Universidad Intercultural Indígena de Michoacán.

Comentarios