Marc AugA�, el antropA?logo del mundo global, en MA�xico

Marc AugA�, el antropA?logo del mundo global, en MA�xico

 

Marc AugA� (Poitiers, Francia), uno de losantropA?logos mA?s reconocidos a nivel mundial, se encuentra en MA�xico por invitaciA?n del Instituto Nacional de AntropologA�a e Historia (INAH). Especialista en el estudio de la hipermodernidad, el pensador galo ofrecerA? una conferencia en laEscuela Nacional de AntropologA�a e Historia(ENAH), el miA�rcoles 21 septiembre, a las 10:00 horas; y en el Museo Nacional de AntropologA�a, el viernes 23, a las 17:00 horas.

AugA� hablarA? sobre la identidad y los derechos humanos, la dicotomA�a entre el etnA?logo y el turista, asA� como un atisbo a lo A?ltimo de sus elaboraciones, para ello, adelanta un tA�tulo que es todo un acertijo:A�El final de la prehistoria de la humanidad como sociedad planetaria.
Con la participaciA?n del autor de diversas teorA�as entre las que se ha popularizado la de los no lugares, que designa esos espacios de transitoriedad y anonimato donde discurren las sociedades complejas, arranca el nuevo Programa del Posgrado en Ciencias AntropolA?gicas de la ENAH. Marc AugA�, es el primer invitado de lujo de este currA�culo, seA�ala el doctor Francisco de la PeA�a MartA�nez, uno de sus integrantes, a travA�s de un comunicado difundido por el INAH.
Para comprender el desarrollo del pensamiento de AugA� a��dice el profesor e investigador de la ENAHa�� deben considerarse sus inicios como parte de una generaciA?n de antropA?logos a�?africanistasa�?, entre ellos, Emmanuel Terray, Claude Meillassoux, Pierre Philippe Rey o Pierre Bonte, por citar algunos, quienes durante las dA�cadas de los 60 y 70 estuvieron influidos por los trabajos de Georges Balandier y el paradigma marxista.
Desde un enfoque crA�tico, este grupo de a�?cientA�ficos socialesa�? se acercA? al estudio de los efectos de la colonizaciA?n en diferentes territorios de A?frica a��AugA� lo hizo de manera particular en Togo y Costa de Marfil con los alladiana��, seA�alando cA?mo esa etapa histA?rica implicA? unA�exceso de acontecimientos, de choques culturales, de violencia simbA?lica, de traumatismo, de resistencia contra la subordinaciA?n de grupos sociales, pero tambiA�n de amalgamiento de creencias.
a�?Tal vez AugA� no lo tuviera claro desde el principio, pero cuando arriba a la teorA�a de lasobremodernidad, es como si reinterpretara todo su trayecto, y llega a declarar que el pasado colonial es el antecedente inmediato de la situaciA?n sobremoderna, la cual se caracteriza por tres excesos: de acontecimientos; de imA?genes que conllevan un encogimiento del mundo en tA�rminos de la oferta mediA?tica y de vA�as de comunicaciA?n; y de hiperindividualidadesa�?, anota el doctor Francisco de la PeA�a.
a�?Ahora habitamos un mundo en el que la hibridaciA?n cultural es la regla. Lo que antes se consideraba un fenA?meno perifA�rico, marginal, es hoy el rasgo caracterA�stico de todas las sociedades, incluidas las complejas, desarrolladasa�?. En sus propias palabras, AugA� ha abordado esta evoluciA?n en el libro A?Por quA� vivimos?, uno de sus tA�tulos que han sido traducidos al espaA�ol.
AsA� es como el escritor, antropA?logo, etnA?logo y filA?sofo arribA? a una revoluciA?n sobre nuestra idea de lo contemporA?neo, a�?el tema de la sobremodernidad, lo que implica, es un replanteamiento radical del quehacer antropolA?gico, y ese creo es el principal aporte de AugA�. Todas estas reflexiones que desarrolla sobre los no lugares, la sobremodernidad, etcA�tera, lo conducen de manera inevitable a reconsiderar lo que es y debe ser la antropologA�a hoy en dA�aa�?, expresa su discA�pulo mexicano.
Las sociedades tradicionales, exA?ticas, premodernas, aisladas, comprendidas por la antropologA�a mA?s clA?sica como totalidades, como colectivos, no existen mA?s. Hoy la materia de trabajo del antropA?logo estA? en un mundo sobremoderno, interconectado, en el que los procesos globales inciden en todas las dinA?micas locales, por ende en las identidades culturales.
En ese sentido, ahonda el investigador Francisco de la PeA�a, a�?hay que hacer un tipo de antropologA�a en movimiento, a partir de nuevos mA�todos de aproximaciA?n, en los que el antropA?logo tiene que estudiar culturas viajeras e identidades que se desplazan y se transformana�?.
Todo aterrizado en un lenguaje fluido y ameno en libros comoA�TravesA�a por los jardines de Luxemburgo,A�El viajero subterrA?neoA�yA�Elogio de la bicicleta, hasta uno de sus textos mA?s recientes y autobiogrA?ficos:A�La vida en doble.
Este personaje que se ha autodenominado como un a�?antropA?logo del mundo globala�? que es, a la vez, su propio informante, visitarA? MA�xico. Una oportunidad A?nica para escuchar a un pensador de los signos de los tiempos, el turbulento transitar de un nuevo milenio, hipermoderno, fragmentado y aparentemente inasible.

Comentarios