La libertad hace posible el arte

La libertad hace posible el arte

El hecho creativo crece, se manifiesta en el terreno fértil de la libertad y honestidad consigo mismo; un artista que puede expresarlo en su obra logra materializar su visión con autenticidad y trascender el espacio y el tiempo.
Bajo esta mirada el maestro José Luis Loría construye con sus viajes entre México y la República Popular de China, el puente del intercambio cultural a través del arte.

En diciembre del año pasado encabezó el lanzamiento de las exposiciones que montará en dicho país asiático, durante  2017, con trabajo realizado en Yucatán; además, impartió una clase y conferencia magistral en la Academia de Bellas Artes de Guangzhou. Desde su tierra maya, en julio próximo revelará su colección de dragones chinos en el Museo de Arte Contemporáneo “Fernando García Ponce – Macay”.
Sin estar ajeno a la complejidad de los cambios políticos y económicos  de México y el mundo, así como de los impactos que tienen en las nuevas generaciones, el artista comparte una serie de reflexiones, cuestionamientos, crítica y análisis, resultantes de su último viaje y el retador inicio de año para exhortar a los jóvenes artistas, estudiantes y recién egresados a empoderarse, tomar este tiempo de caos y convertirlo en una oportunidad.

“Usen su creatividad en base a su intuición. No hagan arte para los demás y hagan arte para sí mismos, porque es dentro de uno donde se encuentra lo genuino y verdadero. Las crisis crean también oportunidades y  un artista debe saber cómo encontrarlas. Es una realidad dolorosa que la comunidad internacional y en particular nuestro país, está luchando con la prolongada depresión económica y el ruidoso debate sobre el futuro de la globalización con los sentimientos antiglobalizadores en auge en Europa y todo el mundo, cuando aquí nuestros artistas plásticos no han todavía ni siquiera comprendido el alcance y las oportunidades que tiene el incluirse en ese proceso de actualidad”, abundó.

Loría afirma que esta falta de visión está relacionada con la proliferación de lo que considera  “arte-chatarra”, en la ciudad e imposiciones de estilo por parte, incluso de extranjeros residentes, hacia quien produce arte local; la falta de atención de las autoridades hacia la generación Millennial que elige trabajar en el arte y el oportunismo de supuestos artistas que aprovechan su cercanía política para beneficio propio y sin aportar al desarrollo cultural.

“…en pocas palabras, las políticas culturales en el estado están desfasadas y no alcanzan elevar el nivel de nuestra riqueza cultural para así competir con otras manifestaciones que por miles se están dando en otras latitudes. Transmitir un rechazo a este aislacionismo es la razón de estas reflexiones y digo esto porque soy consciente de que el sistema gobierno no ha sido deficiente en todo, tiene sus aciertos y fortalezas en sus instituciones de enseñanza artística, el hecho de tener generaciones de jóvenes egresados en artes plásticas es maravilloso… lo que no es válido, es que con tan buena factura en sus obras y después de graduarse no tengan espacios o apoyos para la proyección de su obra”, cuestionó.

El artista dijo que es una lástima que muchas exposiciones de la ciudad sean espacios para los mismos espectadores y hasta acarreados, mientras que jóvenes artistas recién egresados tienen sus obras guardadas en sus casas y talleres con el sueño de producir más y mejor.

Puso en alto a México
Recordó que en diciembre pasado en la República Popular de China, evocó la grandeza cultural del país durante su conferencia y clase magistral en la Academia de Bellas Artes de Guangzhou, ante maestros y alumnos destacados quienes escucharon maravillados su exposición sobre el arte naturalista de México y su contribución al mundo. En ese encuentro gratamente descubrió que los chinos expresan admiración, respeto y deseo de conocer más del arte mexicano.

“La vida está llena de lecciones.México necesita artistas que desafíen todo aquello que hoy hace sombra a la grandeza de su pasado cultural. México, hoy, solamente conserva su estatus de potencia en el campo de la cultura porque ya no es independiente ni en lo económico ni en lo político, si es que alguna vez lo fue.La libertad es algo que no se nos da o regala por generosidad de un sistema, la libertad tenemos que tomarla por nosotros mismos, es lo que hace posible que exista el arte y los artistas tenemos la obligación de restaurar la dignidad de México ante el mundo siendo dignos nosotros mismos”, reflexionó.

En este contexto, Loría refuerza el hecho de que el arte no desvía la mirada ante los agravios porque demuestra que en medio del caos y el horror hay algo más que eso: existen las realidades posibles, diferentes y las oportunidades.

“Lo que más me hace sentir orgulloso cuando estoy tan lejos de mi país es el hecho de ser mexicano”, concluye el artista en este mensaje que apela a la conciencia de la sociedad, autoridades y en especial a los jóvenes que como él desean una vida dedicada al arte en condiciones justas.
Actualmente, José Luis Loría prepara la exposición de dragones chinos para el Macay y en su siguiente etapa incluirá la creación dragones mexicanos (Kukulcán y Quetzalcoatl), para llevar a la República Popular de China, a manera de intercambio artístico de culturas ancestrales unidas por éstas figuras mitológicas.

Comentarios