La Indy 500 se retrasa 3 meses, por COVID-19

La Indy 500 se retrasa 3 meses, por COVID-19

La falta de garantías para poder volver a la competición de forma normal en los próximos tres meses debido a la pandemia del coronavirus ha terminado por golpear a la última joya de la Triple Corona que quedaba en pie. Tras el aplazamiento de las 24 horas de Le Mans a septiembre, y la cancelación absoluta del Gran Premio de Mónaco, solo las 500 millas de Indianápolis resistía en su fecha inicialmente prevista, el 24 de mayo. Eso ha cambiado este jueves, en un anuncio de proporciones históricas para la mítica prueba estadounidense.

Por primera vez en toda su historia, y tras 103 ediciones, la Indy 500 no se disputará en mayo, toda vez que IndyCar ha confirmado oficialmente el aplazamiento de la prueba hasta el próximo 23 de agosto, el fin de semana en el que estaba prevista la disputa de la Gateway 300. La mítica carrera, para la que Fernando Alonso anunció su participación este año con McLaren SP, mantendrá el formato convencional de dos semanas, aunque los necesarios reajustes en el calendario del certamen han obligado a eliminar uno de los días de entrenamientos libres.

Comentarios