KM3Net: el telescopio en el fondo del mar que estudiará el núcleo de la Tierra

KM3Net: el telescopio en el fondo del mar que estudiará el núcleo de la Tierra

En el fondo del Mar Mediterráneo se construye el telescopio KM3Net, con el que se podrán detectar neutrinos en ambos hemisferios y que permitirá obtener una imagen más precisa del interior de la Tierra.

“El uso de neutrinos atmosféricos nos permite un amplio rango de energía y bastante precisión”, explicó Sergio Palomares, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Los neutrinos son las únicas partículas conocidas que pueden atravesar la Tierra. Esto es posible porque apenas interactúan con la materia ordinaria, la que se ve en el Universo y compone la Tierra. Por eso se dice que el neutrino es la “partícula fantasma”, y se requieren enormes detectores para atraparlos.

Gracias a la utilización del telescopio IceCube, situado en la Antártida, investigadores del CSIC y la Universidad de Barcelona llevaron a cabo la primera tomografía de la Tierra, mediante neutrinos.

Lo anterior les permitió aportar información clave sobre la distribución de su densidad, especialmente en zonas poco exploradas, como el núcleo, de acuerdo con datos de investigadores, publicados en la revista Nature Physics. Los resultados obtenidos son acordes con los tradicionales métodos geofísicos.

La densidad de la Tierra se calcula tradicionalmente midiendo la velocidad de propagación de ondas sísmicas producidas por terremotos. Estos datos componen los modelos geofísicos que establecen valores para la densidad, elasticidad, presión o gravedad de nuestro planeta.

Aunque este método dispone de muchos datos (cada año se producen unos 100 mil terremotos útiles para su estudio), las ondas sísmicas rebotan en la superficie que separa el núcleo interno (sólido) y núcleo externo (líquido).

“Los neutrinos, en cambio, lo atraviesan todo, de ahí que ofrezcan valiosa información sobre el desconocido núcleo de la Tierra, donde se genera el magnetismo del planeta”, asegura el investigador del CSIC, Andrea Donini.

Comentarios