Ingenieros mexicanos logran salto exponencial con nueva tecnología

Ingenieros mexicanos logran salto exponencial con nueva tecnología

Cuando Harald Haas, profesor de la Universidad de Edimburgo, utilizó por primera vez el término LiFi para referirse a la transmisión inalámbrica de datos a través de la luz de los focos, la idea ya sonaba revolucionaria. Era el TED Global Talk y corría 2011. Si bien la comunicación de datos por luz se manejaba desde hace décadas (los controles remotos usan una tecnología similar), acuñar el término le dio una nueva dimensión y se empezó a conocer más de estas posibilidades.

Cinco años después, la implementación de esta tecnología es ya una realidad y no solo eso, sino que ha dado un salto exponencial en cuanto a la capacidad de transmisión de datos. De acuerdo con investigadores de la Universidad de Oxford, esta tecnología puede alcanzar velocidades bidireccionales de 224 gigabytes por segundo (Gbps). Para dimensionar, baste decir que los concesionarios en México ofrecen paquetes comerciales de 200 megabytes (Mbps), aunque el promedio ronda 10 Mbps. Es decir, la tecnología LiFi podría ofrecer hasta 224 mil Mbps.

Contrario a lo que sucede con otras tecnologías, esta vez México ha dado un paso adelante en el aprovechamiento del LiFi. Arturo Campos Fentanes, es un ingeniero mexicano que está a la cabeza de Sisoft, empresa integrada por 17 destacados desarrolladores en diferentes áreas, los cuales en conjunto han desarrollado su propio sistema de acceso a internet a través de la luz eléctrica y que tan pronto como en diciembre próximo veremos en el mercado por medio de una lámpara de buró tipo led.

Campos explicó a Milenio, los pormenores de este desarrollo que aseguran es el paso siguiente en la conectividad, o el futuro del internet, pues ofrece bondades que van desde la seguridad de los datos hasta el cuidado de la salud.

“Aún hay mucha confusión respecto a lo que nosotros estamos haciendo, sobre todo cuando empresas como AT&T han hecho desarrollos para utilizar la red eléctrica para transmitir datos, posibilidad que se conoce desde hace 20 años, pues el cobre es un buen conductor de electricidad, sin embargo nosotros lo estamos haciendo a través de la luz visible, es decir vamos un paso más allá y no estamos utilizando el cobre”, dijo Campos.

Luego de tres años de investigación los científicos mexicanos llegaron a concretar la tecnología, pues si bien al momento el WiFi es uno de los principales medios de conectividad, éste ya empieza a presentar problemas como la saturación del espectro radioeléctrico ante el crecimiento en el uso de datos; además, han empezado a sonar las alarmas entorno a la posibilidad de que sea cancerígeno, pues incuso la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió desde 2006 las primeras alertas sobre los posibles riesgos por exposición a radiofrecuencias.

Comentarios