Graciela Vélez, única michoacana en disputar en Wimbledon.

Graciela Vélez, única michoacana en disputar en Wimbledon.

“El tenis me ha forjado como ser humano y me ha ayudado a alcanzar mis sueños”, compartió Graciela Vélez Valdez, considerada la mejor tenista de la entidad y que forma parte de la legión purépecha que ha escrito la historia del deporte michoacano.

El Gobierno del Estado, a través de la Comisión Estatal de Cultura Física y Deporte (Cecufid) reconoce a los personajes que hicieron y hacen historia en el ámbito deportivo. Michoacanas y michoacanos que, con sus acciones, han demostrado que los límites no existen y que es posible alcanzar los sueños.

La ex tenista Graciela “Chela” Vélez forma parte de esta prestigiada lista. La moreliana inició su carrera a los 10 años de edad y de ahí no paró. Fue multicampeona nacional y se consolidó como seleccionada azteca durante una década (1992 al 2002).

Con apenas 16 años de edad hizo lo que ningún michoacano ha logrado hasta el momento: jugar en Wimbledon y Roland Garros. Participó también en US Open, mientras que un año después, fue medallista de oro en los Juegos Centroamericanos Juveniles.

Para 1998 fue doble medallista de plata en Juegos Centroamericanos y del Caribe, además de campeona nacional en Primera Fuerza. Participó en el Abierto Mexicano de Acapulco en 2003.

Tras su retiro en 2005, fungió como entrenadora nacional Sub-14 y 16 en Copa Federación, Juegos Panamericanos 2005 y 2008.

¿Cómo fueron tus inicios en el tenis?

-“Todo este amor y pasión al tenis viene desde mi familia. En mi casa son cinco hombres, yo soy la única mujer y la más chica. Todos mis hermanos jugaron tenis, de hecho, los dos más grandes Alejandro y Fernando, jugaron en un muy bien nivel, entonces siempre en casa había raquetas, pelotas y todos los fines de semana se iban a jugar y entre semana a entrenar, siempre apoyados por mis padres. En ese tiempo estaba Pepe Macouzet que fue un gran entrenador de muchísimos tenistas en el estado. Me vio muchas cualidades, también el club Britania iniciaba y trajeron unos entrenadores checos como por seis años, entonces tuve la suerte de tener esa formación”.

¿En qué momento te das cuenta que deseas dedicarte de lleno del tenis?

-“Conforme iba avanzando, ganando en los torneos y en ese momento era algo muy natural pensar en ser tenista. Lo que para otros eran sacrificios, para mí era algo muy natural. Prefería estar en la cancha que salir a la calle a jugar”.

¿Algún día imaginaste llegar a Wimbledon?

-“Una anécdota que me gusta mucho es que tenía aproximadamente 10 años, me hicieron una entrevista aquí en Morelia y me preguntaron cuál era mi mayor sueño, en ese momento sin titubear dije que jugar Wimbledon, así que tenía muy claro qué era lo que quería y años después, lo logré”.

¿Cuál consideras que fue el momento cumbre de tu carrera?

-“A los 16 años pude jugar los tres Grand Slam Juvenil, estaba aproximadamente en el 60 del mundo y estuve en Wimbledon, Roland Garros y el US Open, entonces para mí esa fue una etapa muy importante, de muchos logros, de muchas metas cumplidas. Wimbledon ha sido el evento más importante en mi vida, que pude tocar esas canchas, venía de una gira muy complicada, no se me habían dado los resultados y al final pasé a la tercera ronda, lo cual fue bastante bueno para mí”.

¿Cuál consideras que es la mejor experiencia que te ha dado el tenis?

-“Wimbledon, fue increíble. Lo cuento y vuelvo a sentir la emoción. Justo cumplí 16 años allá. Es algo que te motiva a salir adelante, me ayudó a entender que cualquier sueño se puede volver realidad”.

¿Hubo algún momento en el que pensaste en “tirar la toalla”?

-“Una vez me invitaron a España, yo entrenaba en Monterrey e hicimos un gran esfuerzo económico para poder ir allá. Cuando llegué me di cuenta que el entrenador no tenía mucho conocimiento y me dejó económicamente sin un peso, estuve a la deriva como por quince días; al regreso dejé de entrenar porque para mí fue una desilusión muy fuerte pero mi familia me alentaba y la vida es tan buena conmigo porque después recibí una llamada para poder entrenar en Florida y la verdad lo pensé muchísimo por temor a pasar la misma experiencia. La verdad es que fue una gran experiencia, entrené con Miguel Ángel Chávez y me ayudó mucho a forjar mi carácter”.

¿Te faltó algo por lograr como tenista?

-“Creo que en la parte de jugadora, realmente lo único que me faltó fueron los Juegos Olímpicos pero era muy complicado, ya que yo tendría que haber estado aproximadamente entre las cien del mundo y mi mejor ranking llegó a ser como de 340, entonces para llegar a ese nivel, era sumamente complicado pero Juegos

Panamericanos, Centroamericanos, campeonatos nacionales, Grand Slam, creo que en general se cumplieron todos mis objetivos y eso me hace sentir tranquila”.

¿Cuál te gustaría que fuera tu legado?

-“Estoy trabajando en ello, creo que todavía hay mucho por hacer. Ya llevamos cinco años con el proyecto de Tenis Urbano, buscando retribuir un poquito de todo lo que el tenis nos ha dado. Se trata de llevar tenis a las comunidades más marginadas, enseñarles a los niños a jugarlo y trabajar en el proyecto de canchas públicas, quitando la etiqueta de que el tenis es elitista. Se pueden lograr muchas cosas”.

¿Qué decirle a los jóvenes talentos que desean llegar a lo más alto como tú?

-“El tenis me ha forjado como ser humano. El deporte definitivamente es de las mejores enseñanzas que podemos tener en la vida y te va formando en muchas cuestiones, en la disciplina para salir adelante en muchos aspectos. Que crean en ellos mismos y no dejen de luchar por sus sueños”.

Comentarios