Gasolinazo y rapiA�a

Gasolinazo y rapiA�a

La indignaciA?n por los actos de rapiA�a expresada en redes y medios de comunicaciA?n no se compara con la indignaciA?n que siente la mayorA�a de la poblaciA?n por los verdaderos actos de rapiA�a que comete constantemente un cA?mulo de polA�ticos y empresarios que, coludidos, se sirven con la cuchara grande del presupuesto y se roban los recursos naturales que son propiedad de todos los mexicanos.

El gasolinazo es un acto de rapiA�a porque el gobierno elevA? su precio para hacer mA?s atractiva la inversiA?n para empresas nacionales y trasnacionales que ahora venderA?n gasolina, sin importar el daA�o que provocarA? en la poblaciA?n. Es un acto de rapiA�a porque en lugar de reducir el gasto suntuario e innecesario, el gobierno decidiA? aumentar el precio de un insumo de uso muy generalizado, lo que generarA? mayor inflaciA?n y pA�rdida del poder adquisitivo.

Pero, ademA?s, el gobierno le mintiA? a la ciudadanA�a sobre las razones del gasolinazo, al argumentar que se debA�a al incremento de los precios internacionales, como lo prueba el reporte que acaba de publicar el Departamento de EnergA�a estadunidense en el que afirma que el precio de la gasolina en ese paA�s (que sirve de referencia en MA�xico) alcanzA? su mA?s bajo nivel desde 2004 (La Jornada, 7 de enero de 2017).

Es un acto de rapiA�a, porque al comprar gasolina pagamos no sA?lo el IVA, sino doble IEPS (Impuesto Especial a la ProducciA?n y Servicios), que en conjunto representan 42% del precio que pagamos. Es un acto de rapiA�a porque en lugar de utilizar parte de esos impuestos para invertir en refinerA�as y petroquA�micas para aumentar la producciA?n interna de derivados del petrA?leo y gasolinas, los gobiernos priA�stas y panistas decidieron importarla, aun cuando ello le salga mA?s caro a la naciA?n.

La era neoliberal iniciada en MA�xico en los ochenta ha significado constantes sacrificios del pueblo mexicano en aras de un futuro mejor que nunca llega. El desprecio por la gente y la actitud obediente hacia empresarios y el exterior (Estados Unidos, EspaA�a, Francia, organismos y bancos internacionales) es la caracterA�stica de quienes nos han gobernado por dA�cadas. La designaciA?n de Luis Videgaray en la SecretarA�a de Relaciones Exteriores muestra, una vez mA?s, la actitud sumisa y entreguista de este gobierno.

Las reformas estructurales se han hecho de acuerdo a las exigencias de las grandes potencias, en particular de los Estados Unidos, y de los organismos internacionales. La economA�a mexicana estA? hecha aA�icos como resultado de esas medidas, y mientras mA?s de 90 millones de mexicanos son pobres, los presidentes, gobernadores, secretarios de estado y un buen nA?mero de polA�ticos viven como reyes.

Son realmente cA�nicas las acusaciones y reclamos que tanto PAN como PRD le hacen al PRI, ya que todos son cA?mplices de lo que sucede. La ciudadanA�a no olvida que la firma del Pacto a�?pora�? MA�xico, suscrito por PAN y PRD, incluA�a, con todas sus letras, el que se llevarA�an a cabo la reforma energA�tica y hacendaria, asA� como la educativa. Sus ilegA�timos reclamos buscan manipular a un electorado que se enfrentarA? en breve a elecciones (en 2017 en el Estado de MA�xico, Coahuila y Nayarit y en 2018 a la presidencia de la repA?blica, muchos gobiernos y congresos estatales y el de la Cd. de MA�xico).

La impericia con la que el gobierno ha manejado el alza de la gasolina, y las protestas populares, ha causado cuatro muertos, mA?s de mil quinientos detenidos y pA�rdidas millonarias en negocios. PeA�a Nieto ha dado insuficientes explicaciones y se ha limitado a mentir para justificar el alza. Lo cierto es que su gobierno, como los anteriores, se dedicaron a exprimir a la mayor y mA?s importante empresa nacional, PEMEX, imponiA�ndole un esquema impositivo expropiatorio, que le impidiA? la inversiA?n para modernizarse, lo que ha provocado pA�rdidas millonarias al pueblo de MA�xico.

La falta de inversiA?n y agotamiento de pozos ha llevado a una reducciA?n en la extracciA?n de petrA?leo de 3.4 millones de barriles diarios en 2004 a 2.5 millones barriles en 2016. Esto junto con la caA�da en los precios del petrA?leo ha significado una merma de los ingresos por su exportaciA?n desde 49.4 mil millones de dA?lares en 2011 a sA?lo 14 mil millones de dA?lares en 2016, es decir una reducciA?n de 72%.

Asimismo, el abandono de las refinerA�as ha provocado una baja en la producciA?n de gasolinas, de 401 mil barriles diarios en 2011 a 250 mil en 2016, en cambio la importaciA?n que era en promedio de 405 mil barriles diarios, llegA? a 556 mil barriles diarios en septiembre de 2016. ConsidA�rese las pA�rdidas cambiarias que experimentan nuestras finanzas pA?blicas al aumentar la importaciA?n y el valor del dA?lar.

La reforma energA�tica ha hecho que aumente la dependencia energA�tica de MA�xico, porque no genera automA?ticamente un mercado competitivo de energA�a, y al mantener en el abandono a PEMEX, serA?n las empresas extranjeras las que obtengan las mayores utilidades. Asimismo, serA?n A�stas las beneficiadas con la liberalizaciA?n de los precios de la gasolina.

La reforma energA�tica no garantiza la reducciA?n de los precios de las gasolinas. La experiencia internacional muestra, por ejemplo, que en EspaA�a la privatizaciA?n del sector petrolero y energA�tico permitiA? que oligopolios privados, dotados de un enorme y opaco poder polA�tico, acordaran alzas al precio de la gasolina y de otros energA�ticos, perjudicando a la sociedad.

Lo que sA� garantiza la reforma energA�tica de PeA�a Nieto y del Pacto contra MA�xico es la expatriaciA?n de utilidades y de parte de la renta petrolera mexicana en beneficio de las grandes trasnacionales del petrA?leo.

Comentarios