Dos mil lombardos se reúnen para planear desarrollo

Dos mil lombardos se reúnen para planear desarrollo

Este fin de semana se llevó a cabo una concentración de aproximadamente dos mil habitantes pertenecientes a diversas localidades del municipio de Gabriel Zamora y de Lombardía, su cabecera municipal, quienes se reunieron para revisar su actividad en esta región y planificar su desarrollo como Movimiento Antorchista.

A este evento acudió Omar Carreón Abud, dirigente en el estado, quien en su intervención mencionó: “Los mexicanos vivimos en la pobreza desde tiempo atrás, la única salida que nos queda a los pobres es organizarnos y luchar, pues la fuerza del pueblo es invencible y necesaria para poder lograr romper las cadenas que nos oprimen”.

Con un banquete cultural lleno de música, baile y poesía, los asistentes pudieron deleitarse; al mismo tiempo que se hacía un recuento de las luchas ganadas, entre las que figuran: 200 toneladas de fertilizante, 100 paquetes de herramientas para el campo, acciones de mejoramiento a la vivienda, becas de transporte, mantenimiento de alumbrados y caminos, entre otros.

Carreón Abud, en su intervención invitó al público a que despertara, a que se uniera al Movimiento Antorchista, ya que es la única organización que trae consigo un proyecto justo y equitativo para mejorar al país en cuestiones de salud, trabajo y educación.

Por su parte, Lourdes Chávez Chávez, dirigente antorchista en la región, comentó que las posibilidades de lograr más satisfactores para la población son muy grandes debido a que cada vez más personas se están uniendo a su organización y ello los fortalece. “Lo importante es que nos unamos y trabajemos juntos; lo que hemos logrado hasta el momento es poco comparado con lo que podemos lograr si nos organizamos mejor, si estudiamos y si no dejamos de movilizarnos, de luchar”.

Diversos líderes populares estuvieron presentes en el evento, entre ellos Rabí Núñez, de Ario; Serafín Gallardo, de Tuzantla; Leticia Arroyo, de la Cañada de los Once Pueblos y Marcos Pérez García, de Morelia.

Comentarios