Después de un desastre natural persisten los riesgos sanitarios

Después de un desastre natural persisten los riesgos sanitarios

 

El Secretario de Salud, José Narro, supervisa acciones de salud y vigilancia epidemiológica en Oaxaca.

 

El Secretario de Salud, José Narro Robles, afirmó que el Sector Salud ha desplegado todos los recursos necesarios para el cuidado de la salud individual y colectiva, a fin de reducir o evitar riesgos sanitarios, enfermedades transmitidas por vector o padecimientos que pueden presentarse después de un desastre natural por las condiciones de higiene, concentración de personas en albergues y lluvias, entre otros factores.

En esta su cuarta visita a Oaxaca a partir del 7 de septiembre, el Secretario de Salud dio seguimiento personal a las acciones que se han implementado para atender la salud de la población oaxaqueña: Primero fue la habilitación del gimnasio del IESIT como hospital temporal, luego la operación del hospital y unidades médicas móviles llamadas Atlantes y después la instalación de un nuevo albergue en Juchitán, entre otras medidas.

Durante sus recorridos por Juchitán, Ixtaltepec e Ixtepec, Narro Robles visitó cuatro albergues para dar cuenta de las condiciones en el manejo de alimentos, potabilización del agua para consumo humano, instalación de baños y regaderas y atención a la salud de la población afectada por los sismos.

“En estos momentos, lo más importante es preservar la salud de la gente, por lo que trabajamos para asegurar un efectivo acceso a servicios médicos”, subrayó el Secretario de Salud.

Al visitar las unidades médicas móviles llamadas Atlantes, se le informó al doctor Narro Robles que a ocho días de su instalación en el municipio de Juchitán, han brindado más de 500 servicios médicos, entre consultas, partos, estudios radiológicos y hospitalizaciones.

El titular de Salud constató que las unidades operan a toda su capacidad en las especialidades de urgencias, ginecología y obstetricia, pediatría, medicina interna, cirugía general, traumatología y ortopedia, y anestesiología.

Ahí conversó con algunos de los trabajadores del Hospital General de Juchitán Macedonio Benítez Fuentes, quienes operan estas unidades móviles, después de que su hospital quedara inhabilitado debido a los daños estructurales como consecuencia del sismo.

En cuanto a la unidad móvil habilitada como hospital, tiene capacidad para 30 camas censables, quirófano, dos consultorios y un módulo de atención al embarazo de alto riesgo.

También se dispone de tres ambulancias y un Centro Regulador de Urgencias Médicas.

Con esta infraestructura de salud se da respuesta a la demanda de servicios médicos y preventivos de Juchitán y municipios cercanos como Ixtepec e Ixtaltepec.

Además se mantienen todas las acciones de prevención y promoción de la salud, vigilancia epidemiológica, protección contra riesgos sanitarios y control de vectores en los 41 municipios de la Región del Istmo, lo que ha permitido que hasta el momento, no se registren brotes epidémicos.

 

 

Comentarios