ContinA?an las conferencias de la CompaA�A�a de JesA?s en MichoacA?n

ContinA?an las conferencias de la CompaA�A�a de JesA?s en MichoacA?n

 

 

a�?”La huella de los jesuitas en MichoacA?na�?, la ponencia impartida ayer por RenA� Becerril PatlA?n en el Museo de Arte Colonial.

 

 

La CompaA�A�a de JesA?s en MichoacA?n asA� como su legado histA?rico y artA�stico es el tema que, bajo la lupa de diferentes analistas, continA?a siendo objeto de divulgaciA?n dentro del ciclo de conferencias ofrecidas por el Museo de Arte Colonial (Macol) que en su mA?s reciente sesiA?n contA? con la presencia de RenA� Becerril PatlA?n, quien hablA? sobre a�?La huella de los jesuitas en MichoacA?na�?.

 

En entrevista, el historiador y profesor de tiempo completo en la Universidad Michoacana de San NicolA?s de Hidalgo expresA? su beneplA?cito ante la realizaciA?n de este tipo de conferencias para abordar, de manera trans y multidisciplinaria, un fenA?meno como lo fue la presencia de los jesuitas en la entidad.

 

AgregA? que la academia tiene entre sus responsabilidades allegar la cultura a la poblaciA?n en general y desmitificar a travA�s de conferencias o charlas, este tipo de fenA?menos ya que la cultura es un patrimonio que debe ser de dominio pA?blico.

 

Finalmente, confiA? en que haya mA?s acciones de esta naturaleza con apoyo de la SecretarA�a de Cultura de MichoacA?n (Secum), dependencia que encabeza Silvia Figueroa Zamudio.

 

En su conferencia, Becerril PatlA?n hizo una diferenciaciA?n del trabajo de las misiones y la evangelizaciA?n llevada a efecto por los jesuitas en aquellas regiones del Noroeste de la Nueva EspaA�a, y su proyecciA?n a zonas selvA?ticas y semidesA�rticas de SudamA�rica, con el fin de ver los dos escenarios en los que se desarrolla esta orden, para seA�alar que en MichoacA?n su labor fue solamente evangA�lica, es decir que los religiosos no tuvieron que luchar con el medio, como por ejemplo con el clima extremo registrado en desiertos en las zonas selvA?ticas, por lo que en MichoacA?n desarrollaron su actividad en un territorio a final de cuentas comA?n a la gente, y llegaron a fundar y desarrollar los colegios tanto en PA?tzcuaro como en Valladolid.

 

Una vez hecho este anA?lisis general, el tambiA�n profesor de las asignaturas de Historia de MA�xico I y II en la Facultad de Historia de la Universidad Michoacana de San NicolA?s de Hidalgo se centrA? en hablar sobre el trabajo evangA�lico con la comunidades indA�genas, y el desarrollado con el grupo de espaA�oles y sus descendientes en los colegios. TambiA�n indicA? que fundamentalmente, los jesuitas se avocaron a la enseA�anza dentro del concepto de policA�a, para crear cuadros sociales en los que cada uno de los actores supieran cuA?l era su funciA?n dentro de su grupo social.

 

Posteriormente, el investigador hablA? sobre dos aspectos, el primero fue el fundamento del colegio, y el otro con respecto al seminario y la diferencia que habA�a en cuanto a la imparticiA?n de clases de educaciA?n elemental, y la de educaciA?n media, en donde se enseA�aba gramA?tica y geometrA�a con el famoso trivium y el quadrivium.

 

AgregA? que al momento de constituirse el seminario, se determinA? cuA?les fueron las asignaturas que se insertaron para poder trabajar de manera especA�fica en la generaciA?n de religiosos que pudieran profesar dentro de la misma orden, como curas con un nivel acadA�mico superior, mA?s bien como lo que serA�a la Real y Pontificia Universidad de MA�xico o el Colegio de San NicolA?s.

 

Finalmente, RenA� Becerril ofreciA? un anA?lisis sobre si realmente las A?rdenes religiosas como la de la CompaA�A�a de JesA?s eran ricas, ya que se manejaba que los jesuitas era uno de los grupos mA?s fuertes econA?micamente hablando, y puso como ejemplo la hacienda de la Tareta, ubicada en los alrededores de PA?tzcuaro con TzurumA?taro, detallando que el avalA?o dado por personas conocedoras sobre el valor comercial de la hacienda y sus ranchos, arrojaba que dicho terreno no tenA�a un valor exorbitante.

 

Sobre este punto, el conferencista seA�alA? que fue la diversificada actividad productora de la hacienda y la buena administraciA?n de las finanzas, los factores que permitieron a los jesuitas manejar su capital, para poder generar rA�ditos A?tiles en la manutenciA?n de las escuelas, seminarios y centros de evangelizaciA?n que no contaban con riqueza propia. De esta manera los colegios de PA?tzcuaro y Veracruz administraban sus propios recursos, pero la comunidad jesuita utilizaba ese apoyo para poder sostener las misiones del norte del paA�s.
En este sentido Becerril PatlA?n, quien es autor de a�?Los escribanos y la escribanA�a en la Ciudad de MichoacA?n PA?tzcuaro en el siglo XVIa�?, explicA? que los jesuitas trabajaron tanto con el grupo de los naturales como con el grupo hispano, generando una diferenciaciA?n social y econA?mica, pero desarrollando actividades productivas en cada uno de estos grupos: para los naturales las artes mecA?nicas y perfeccionando la elaboraciA?n de productos.

 

AdemA?s los criollos o descendientes de espaA�oles comenzaron a tener apego a la tierra, y el conocimiento de su entorno les permitiA? crear valores de identidad y propiedad en cuanto al espacio en que se desenvolvA�an, y de la riqueza producto de actividades como la agricultura, la minerA�a y la ganaderA�a, en donde el aspecto financiero tambiA�n se hacA�a presente.

 

AdemA?s de propiciar esta conciencia y forma de ver el territorio propio de la patria, entendida como la tierra de los padres y la naciA?n en donde el individuo se identifica a nivel cultural, etnogrA?fico, lingA?A�stico e histA?rico con base a los tA�rminos aplicados a la A�poca, los jesuitas sA� generaron otro tipo de factores o elementos con la poblaciA?n criolla, de ahA� el temor de la Corona EspaA�ola a que se registrara una sublevaciA?n temprana, lo que resultA? en una expulsiA?n de los integrantes de la CompaA�A�a de JesA?s de la Nueva EspaA�a en 1767.

 

Becerril PatlA?n manifestA? que, ademA?s de los votos que todas las A?rdenes religiosas debA�an seguir, los jesuitas tenA�an a la obediencia al Papa como cuarto voto, lo que representaba peligro de no obedecer la polA�tica monA?rquica ante las ideas liberales, republicanas y democrA?ticas de la IlustraciA?n Francesa.

 

Es asA� que a travA�s de ciertos mecanismo es que los bienes que eran utilizados y producidos por los jesuitas pasan a manos de la Corona, lo que dio como resultado que hubiera cierta ganancia que no supo administrarse para menguar asA� dicho ingreso, hecho que se agudizA? ante la partida de personas que trabajan dentro de esas ciudades.

 

A�

 

 

Comentarios