Continúa en el Macol el ciclo La Compañía de Jesús en Michoacán

Continúa en el Macol el ciclo La Compañía de Jesús en Michoacán

 

Mónica Ortiz Zavala dictó la conferencia “Las devociones jesuitas en el Obispado de Michoacán. Pátzcuaro y Valladolid”.

 

Con el fin de compartir los resultados de su investigación y hacer conciencia sobre la importancia de preservar el patrimonio artístico y cultural en la entidad, Mónica Ortiz Zavala ofreció la conferencia “Las devociones jesuitas en el Obispado de Michoacán. Pátzcuaro y Valladolid” dentro del ciclo La Compañía de Jesús en Michoacán. Su legado histórico y artístico organizado por el Museo de Arte Colonial.

Sobre su participación, Ortiz Zavala refirió que esta charla abordó la investigación llevada a cabo en conjunto con Teresa Servín Guzmán, quien labora en el Museo de Arte Colonial, como parte de un seminario celebrado hace un par de años y el cual fue encabezado por la investigadora Consuelo Maquivar, quien coordinó el libro titulado “De San Ignacio de Loyola a Francisco Javier Clavijero.  Los jesuitas en Michoacán”; obra editada en el año 2014 y en la que se reúnen una serie de ensayos sobre el tema.

Agregó que como parte de este trabajo, tuvieron oportunidad de consultar sermones de la época de los siglos XVII y XVIII, así como algunas biografías y documentos de archivo, lo mismo que esculturas y pinturas aún conservadas en el templo jesuita de Pátzcuaro.

A partir de la información recabada pudieron reconstruir el devocionario jesuita en Michoacán delimitando el tema a Pátzcuaro y Valladolid.

Mónica Ortiz explicó que el maestro Gabriel Silva les facilitó un inventario de 1773, sobre las devociones jesuitas existentes en lo que actualmente es la Biblioteca Pública de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, que fue el antiguo templo jesuita. Gracias a este inventario se pudo hacer esta reconstrucción sobre las devociones traídas por los jesuitas a Pátzcuaro y Valladolid.

Sobre la importancia de que se lleven a cabo este tipo de ciclos en el Museo de Arte Colonial, Mónica Ortiz opinó que de esta manera se puede difundir entre el público el enorme acervo cultural existente en Michoacán, con el propósito de que tenga interés en preservarlo.

Agregó que si uno visita el Museo de Arte Colonial puede apreciar pinturas que probablemente pertenecieron al colegio o templo jesuitas, por lo que, a través de esta clase de investigaciones adquieren un nuevo contexto.

Finalmente la historiadora confió en que el público muestre interés por respetar, preservar y valorar el patrimonio, lo anterior en alusión a un hecho registrado en el templo jesuita de Pátzcuaro en donde una de las imágenes, un Cristo realizado en pasta de caña que al parecer data del siglo XVI, sufrió daños luego de caerse, por lo cual permanece confinada en un cuarto de la sacristía ya que se carece del dinero para restaurarla, lo cual dijo resulta muy lamentable dado su valor histórico.

 

 

Comentarios