ContinA?a en el Macol ciclo de conferencias sobre el legado de los jesuitas

ContinA?a en el Macol ciclo de conferencias sobre el legado de los jesuitas

 

Ahora tocA? el turno a la investigadora Ofelia Mendoza Briones.

 

Exponer las causas que detonaron los movimientos populares relacionados con la expulsiA?n de los jesuitas de PA?tzcuaro, fue el tema a desarrollar en la charla a�?PolA�tica BorbA?nica, jesuitas y resistencia en MichoacA?n, 1767a�?, la cual fue impartida por la investigadora Ofelia Mendoza Briones, durante su participaciA?n en el ciclo de conferencias a�?La CompaA�A�a de JesA?s en MichoacA?n. Su legado histA?rico y artA�sticoa�?, que se desarrolla en el Museo de Arte Colonial.

Tras agradecer la invitaciA?n para participar en este ciclo de conferencias, Mendoza Briones indicA? que el tema de su charla fue la situaciA?n que vivA�a el obispado y la intendencia de MichoacA?n dentro del marco de la polA�tica borbA?nica a principio de siglo XVIII, que formA? parte de la gran corriente de pensamiento denominado La IlustraciA?n.

La plA?tica tomA? como marco dicho escenario polA�tico para explicar lo ocurrido a nivel social, econA?mico y polA�tico en MichoacA?n, y cA?mo se desarrollaron los acontecimientos que terminaron en los tumultos de 1766 y 1767, en especial en PA?tzcuaro, donde se registrA? el gran tumulto el 28 de mayo de 1767, previo a la expulsiA?n de los jesuitas.

Sobre el particular, Ofelia Mendoza, quien cuenta con cerca de 40 aA�os de experiencia como docente en la Facultad de Historia de la UMSNH expuso que su propuesta se centra en que los tumultos sA� tuvieron como una de sus razones la expulsiA?n de los jesuitas de MichoacA?n, pero existA�an otras motivaciones de muy largo aliento y alcance, que provocaron irritaciA?n en la sociedad novohispana michoacana; causas que se recrudecieron y que detonaron justo unas semanas antes de dicho acontecimiento, tan es asA� que en todos los lugares en donde los jesuitas tenA�an colegios, fueron expulsados el 25 de junio, pero en PA?tzcuaro salieron varias semanas despuA�s, porque la poblaciA?n impidiA? a los milicianos que extrajeran a los padres del colegio.

La tambiA�n investigadora del Instituto Nacional de AntropologA�a e Historia considerA? que a 250 aA�os del suceso, es necesario hacer una nueva lectura de esa circunstancia y no quedarse solo con lo que se sabe. AgregA? que es necesario retomar tal hecho y tratar de encontrar explicaciones mA?s claras, pues todavA�a hay muchas cosas por estudiar de la sociedad en MichoacA?n en ese periodo.

AdemA?s, expresA? que se cuenta con archivos y documentaciA?n riquA�simo que no han sido ampliamente trabajados, por lo que siguen siendo un tema de investigaciA?n y observaciA?n muy importante que seguramente aportarA? nuevos datos.

Sobre la investigaciA?n que podrA�a desarrollarse, Mendoza Briones explicA? que al interior de las causas de largo aliento se trazan dos lA�neas paralelas de observaciA?n: las exageradas cargas tributarias impuestas sobre la poblaciA?n por parte del Rey y de la Iglesia, y por otra, la imparticiA?n de la justicia, A?ngulos que considerA? importantes a travA�s de los cuales se puede explicar con mA?s claridad la causa de dichos tumultos.

ConsiderA? que la polA�tica borbA?nica fue un detonante de la irritaciA?n social y de los movimientos populares con la fuerza y violencia con la que se desencadenaron en todo el obispado, y agregA? que otro aspecto a analizar es la acciA?n del visitador JosA� de GA?lvez, comisionado para venir a abrir causas y sentenciar a todos los amotinados a fin de reprimir esos tumultos.

La estudiosa del tema refiriA? que en un informe publicado por Felipe Castro GutiA�rrez, da mucha luz sobre la mentalidad de los funcionarios que vinieron de EspaA�a a implementar las reformas borbA?nicas, y la forma como GA?lvez observa los delitos cometidos, entre ellos la desobediencia de los amotinados al no querer enlistarse en la milicia, considerada grave desobediencia al rey, lo que implicaba como un pecado, ya que la tradiciA?n jurA�dica cultural de la A�poca marcaba que el rey es rey por gracia divina.

Dicha conducta fue castigada por JosA� de GA?lvez con la aplicaciA?n de terribles sentencias.

Como ejemplo citA? que Pedro de Soria Villarroel, gobernador indio de PA?tzcuaro, caudillo del gran tumulto que fue ahorcado y decapitado, y su cabeza fue colocada en una picota en la plaza, castigo aplicado en su momento a Miguel Hidalgo y Costilla.

AbundA? la historiadora que tambiA�n en PA?tzcuaro se escuchA? por primera vez el grito a�?Muera el mal gobiernoa�? durante el gran tumulto de 1767.

Finalmente Ofelia Mendoza Briones expresA? que, a distancia, dichos acontecimiento cobran gran trascendencia, por lo que cual es necesario buscar las causas de largo aliento acumuladas durante siglos, pues un movimiento popular con esta fuerza no se produce solo por una medida gubernamental.

 

Comentarios