Con el deporte hasta que Dios me dé licencia: Lupita Moreno, nadadora

Con el deporte hasta que Dios me dé licencia: Lupita Moreno, nadadora

La señora Lupita tiene 85 años de edad y 15 en la práctica de la natación. Por eso y más, es un ejemplo a seguir para las y los michoacanos.

“Me he caído, me han operado y de todas formas yo regreso a hacer deporte. Hasta que Dios me dé licencia”, compartió María Guadalupe Moreno Loeza, quien a sus 85 años de edad, es una ferviente nadadora y usuaria de los Complejos Acuáticos de la Comisión Estatal de Cultura Física y Deporte (Cecufid).

Bien dicen que para el deporte no hay edad y la “señora Lupita” como se le conoce con cariño entre el personal y usuarios de los complejos acuáticos de Cecufid y el Centro Deportivo Ejército de la Revolución (Cder)-administrados por el gobierno encabezado por Silvano Aureoles Conejo-es una gran muestra de ello.

“Yo empecé ya tarde a hacer deporte. Es que cuando estaba jovencita me gustaba más hacer el quehacer, pero ya después ya casada, empezamos a ir con las vecinas a escalar el cerro que estaba por Prados Verdes donde vivo y así empezamos mi hermana y yo, con las caminatas, con los paseos, los bailes”, recuerda con gran nostalgia la señora Lupita.

Y sigue: “También me gusta el danzón; nos íbamos a todas partes juntas. ‘Las hermanas Moreno’, así nos decían. Ay esas hermanitas Moreno, qué no tendrán esposo que siempre andan del tingo al tango, nos decían”.

Madre de 6 hijos y con 20 nietos, es el gran orgullo de su familia que dos veces por semana, ve cómo ella sola toma sus dos combis para ir a nadar en horario de 9 a 10 de la mañana.

Su afán por practicar diversas actividades deportivas la llevaron a ella y a su hermana Esperanza-ya fallecida- a un grupo de adultos mayores que trabajaba en el Bosque Cuauhtémoc, ahí fue donde recibió la invitación para nadar en los complejos acuáticos de Cecufid.

Comentarios