Ciencia solo para machos

Ciencia solo para machos

La investigación de nuevos analgésicos y otros campos fundamentales no incluye suficientes hembras en los experimentos, un problema que afecta a la salud femenina

Si la mayoría de personas con dolor crónico son mujeres, ¿por qué los estudios en este campo se hacen solo con animales machos? Algo parecido pasa enfarmacología y fisiología. En neurociencia, por cada estudio hecho con ratonas hay cinco en el que se usan exclusivamente machos.

La falta de hembras en los laboratorios afecta directamente a la salud de las mujeres. De los 10 medicamentos retirados del mercado en EE UU desde 1997 por efectos adversos, ocho eran más dañinos para mujeres que para hombres. En enfermedades cardiovasculares, los criterios para el diagnóstico del ataque al corazón se establecieron en función de los síntomas observados solo en hombres, lo que ha hecho que a las mujeres se les diagnostique más tarde y tengan un peor pronóstico.

El dolor es otro de los campos donde la falta de representación del sexo femenino es patente. Se sabe que el mismo fármaco, por ejemplo, una dosis de aspirina, tiene diferentes efectos en hombres que en mujeres. Otros trabajos han probado que, en general, las féminas son más sensibles al dolor y lo toleran peor.

El equipo de Jeffrey Mogil, neurocientífico de la Universidad McGill de Canadá, ha demostrado también diferencias cuantitativas. Machos y hembras usan diferentes células del sistema inmune para procesar el dolor en la médula espinal. Estas diferencias fundamentales también existen en los genes que regulan el dolor o los sistemas neurológicos para memorizar experiencias traumáticas, explica Mogil en un reciente artículo de opinión publicado en la revista Nature. El científico critica que, a pesar de las medidas que han tomado algunos países para intentar cerrar esta brecha, la falta de hembras en los estudios de ciencia básica sigue siendo alarmante y amenaza con hacer menos fiables los resultados de la investigación biomédica.

En 2014, los Institutos Nacionales de Salud de EE UU introdujeron una nueva normativa para que se considerase el sexo como una variable más en los estudios de biomedicina con animales. Pero, según Mogil, la ciencia no se ha adaptado al cambio, al menos en lo que toca al estudio del dolor y la búsqueda de nuevos analgésicos. De los 71 estudios con roedores publicados en 2015 en la revista científica Pain, una de las más prestigiosas en esta disciplina, solo tres decían usar animales de ambos sexos, unas proporciones muy parecidas a las de las décadas anteriores a la introducción de la nueva norma, resalta.

¿Por qué los científicos se resisten a usar hembras en sus trabajos? Según Mogil, hay varias razones. Incluir hembras introduciría mayor variabilidad a los resultados debido a sus niveles variables de hormonas femeninas. Esto, argumentaban, haría necesarios chequeos específicos que harían los estudios mucho más complicados. Por otro lado, los machos se pelean continuamente por ser los dominantes en el grupo, lo que posiblemente genera variabilidad entre animales.

El propio Mogil ha demostrado que la variabilidad no es mayor entre machos y hembras en lo que se refiere al dolor. Y otro estudio más reciente ha señalado que tampoco en neurociencia es así.

Otros científicos piensan que las nuevas normas les obligan a doblar el número de animales que usan en cada estudio, lo que aumentaría el coste de sus trabajos posiblemente hasta hacerlos inviables. Pero según el neurocientífico de Canadá las diferencias más patentes entre sexos se pueden salvar haciendo solo que en cada estudio haya un 50% de especímenes de cada sexo.

“La mayoría de pacientes con dolor son mujeres. Estamos fallando en nuestro deber si hacemos nuestras investigaciones usando solo ratones machos, generando resultados que posiblemente solo sirvan a los hombres”, denuncia Mogil.

En España no hay ninguna norma similar a la de EE UU para intentar corregir la situación actual, según confirma un portavoz del Instituto de Salud Carlos III, el organismo público que aglutina buena parte de toda la I+D biomédica de España.Ni en el Consejo de Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Tampoco la hay en la Unión Europea, añaden.

cjfg

Comentarios