AA?n no cesan las labores de bA?squeda del submarino “ARA San Juan”

AA?n no cesan las labores de bA?squeda del submarino “ARA San Juan”

 

El “ARA San Juan” llevaba 44 tripulantes a bordo.

 

Este lunes, la Armada de Argentina ratificA? que mantiene las labores de bA?squeda del submarino “ARA San Juan” con apoyo del buque oceanogrA?fico “Yantar” de Rusia, sin precisar una fecha para poner fin a esos esfuerzos, a dos meses de su desapariciA?n.

La bA?squeda del “ARA San Juan”, con el que se perdiA? contacto el pasado 15 de noviembre, continA?a con el buque oceanogrA?fico “Yantar”, de Rusia, y la corbeta argentina “ARA Spiro”, asegurA? el vocero de la Armada, Enrique Balbi.

El “ARA San Juan” llevaba 44 tripulantes a bordo. Sus familiares se encuentran en la ciudad de Mar del Plata (este) en espera de noticias.

“No hay una fecha tope o fecha lA�mite en cuanto a la bA?squeda”, dijo Balbi en una conferencia de prensa, en la que sin embargo reconociA? que la colaboraciA?n rusa “en algA?n momento va a ser finita”.

Pocos dA�as despuA�s de la desapariciA?n del submarino argentino, Rusia enviA? el “Yantar”, con capacidad para realizar bA?squedas a una profundidad de hasta 6.000 metros.

En un principio se habA�a dicho que el buque ruso cesarA�a sus labores el 15 de enero. Pese a los esfuerzos desplegados, las autoridades aA?n desconocen quA� ocurriA? con el submarino.

“Al no corresponder ninguno de los 54 contactos que han sido realizados con el submarino ‘ARA San Juan’, lamentablemente no podemos corroborar quA� es lo que pasA?. Puede haber hipA?tesis. No podemos corroborarlas hasta no encontrarlo y ver en quA� situaciA?n estA? el casco”, dijo Balbi.

En estos dos meses, Argentina recibiA? apoyo de 13 paA�ses en esa bA?squeda, pero sin ningA?n resultado hasta ahora.

Antes de perderse contacto con el “ARA San Juan”, se habA�a reportado a la base una falla en las baterA�as.

El submarino se encontraba entonces a 450 km de la costa argentina en el golfo San Jorge, regresando desde Ushuaia (3.200 km al sur) a Mar del Plata, su apostadero habitual.

 

Comentarios