Alberga Estadio Azteca un histórico “Monday Night Football”

Alberga Estadio Azteca un histórico “Monday Night Football”

Tuvieron que transcurrir 15 años para que la NFLvolviera a suelo mexicano y lo hace con el primer“Monday Night Football” fuera de Estados Unidos, duelo entre Texanos de Houston (6-3) y Raiders de Oakland (7-2) con el que se completa la Semana 11.

El duelo a celebrarse en la cancha del Estadio Azteca cerrará con broche de oro la Serie Internacional 2016 de la NFL, cuyas tres primeras fechas se celebraron en Londres, Inglaterra, en las semanas siete, cuatro y ocho de la temporada 2016.

Con este objetivo, Raiders cuenta con la sexta mejor ofensiva de esta temporada que promedia 401.1 yardas y 27.2 puntos por partido, encabezada por el mariscal de campo Derek Carr, noveno mejor en el rating entre los pasadores titulares, con acumulado de 99.1 puntos.

Carr, en apenas su tercer año en la NFL, comanda al quinto mejor ataque aéreo de esta temporada; cuenta con armas del calibre de Amari Cooper, con 843 yardas en 58 atrapadas, y Michael Crabtree, 596 en 49, aunque el primero se encuentra lesionado de la espalda y podría no estar al 100 por ciento para este lunes.

No obstante, Carr y compañía cuentan también con el apoyo del cuarto mejor ataque terrestre, en el que Latavius Murray y DeAndre Washington se combinan para 695 yardas, en tanto el primero es el mejor anotador del equipo, con ocho arribos a las diagonales.

Enfrente, los muchachos del coordinador ofensivo Bill Musgrave tendrán a la cuarta mejor defensa de la Liga, que si bien suele pasar problemas con equipos de alto calibre, ha sido lo que ha sacado adelante a la tercera peor ofensiva de este año.

Liderada por los apoyadores Benardrick McKinney, octavo mejor de la Liga en tacleadas con 81 combinadas, y Whitney Mercilus, así como por el profundo Quintin Demps, la defensa texana admite 317.4 yardas y 20.9 puntos por partido, lo cual podría representar un reto para los californianos.

El gran problema para Houston llega cuando su ofensiva entra al campo de juego; comandado una de las contrataciones más sonadas en el receso entre temporadas, el mariscal de campo Brock Osweiler, el ataque de Houston es apenas el número 30, con 308.8 yardas y 17.9 puntos por partido.

Salido de las filas de Broncos de Denver al finalizar la temporada anterior, se esperaba que Osweiler fuera la pieza que completara un ataque que carecía de ejecución y que en 2015 tuvo cuatro titulares –Brian Hoyer, Ryan Mallett, T.J. Yates y Brandon Weeden- y ninguno terminó de convencer al entrenador en jefe Bill O’Brien.

Sin embargo, el egresado de la Universidad Estatal de Arizona no ha terminado de dar el estirón que se esperaba y tiene el peor rating entre los pasadores titulares, con apenas 74.1 puntos y es el número 26 en yardas totales, con apenas mil 818.

Si algo salva a la ofensiva de Texanos es su ataque terrestre, el quinto mejor de la Liga bajo el liderato de Lamar Miller, quien ha aportado 720 yardas y dos touchdowns en 168 acarreos para los suyos y deberá aprovechar al máximo las facilidades que brinda la defensa número 21 contra la carrera.

Esta será la sexta ocasión en que el Estadio Azteca reciba un juego de la NFL, luego que ya lo hizo en 1994, cuando jugaron Houston-Dallas; en 1997, Miami-Denver; en 1998, con un Nueva Inglaterra-Dallas; en 2000 con un Indianápolis-Pittsburgh, y en 2001, un Dallas-Oakland.

No obstante, todos aquellos fueron duelos de pretemporada, que formaron parte del llamado American Bowl, que llegó a su fin en 2005, para transformarse en la Serie Internacional de la NFL, que hasta este año fue celebrada exclusivamente en elWembley Stadium de Londres, Inglaterra.

Comentarios